Enviar
Aumentar producción de arroz y maíz entre las posibles soluciones a presiones externas
Precios de granos golpean al país

• Producción de huevos, leche y carne sufren por alzas en granos
• Cultivo de arroz y frijoles ha venido cayendo paulatinamente

Natasha Cambronero
[email protected]

El aumento en la producción de arroz y maíz, mediante el aprovechamiento de terrenos y el fortalecimiento de los seguros, se vislumbra como la posible solución para minimizar los altos precios en diversos insumos y la dependencia hacia la importación de granos en el país.
Las industrias dedicadas a la elaboración de pan y galletas o a la producción de huevos, carne y leche son algunas de las que se han visto afectadas por los altos precios en los granos, ya que necesitan insumos como el maíz.
Asimismo, los constantes aumentos en combustibles y la reciente producción de etanol a nivel mundial, mantienen los precios de los granos en incertidumbre.
En Costa Rica, el cultivo ha venido disminuyendo abruptamente.
En 2007 se cultivó un 29% menos de hectáreas de arroz con respecto a 2000. En maíz la siembra bajó un 22%, mientras que en frijoles, un 51%; de acuerdo con datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).
Para tratar de mitigar los efectos en la economía, se están poniendo en marcha ciertas medidas de contingencia para tratar de disminuir la dependencia de la importación de granos y con ello controlar un poco los precios.
La reutilización de terrenos resalta como la iniciativa más útil para aumentar la producción.
Se pretende dar un mayor uso a aquellas tierras que solo se utilizan para el cultivo de un producto determinado, pero que podrían servir para sembrar otras variedades en determinados periodos del año, explicó Carlos Villalobos, viceministro de Agricultura.
Por ejemplo, el melón se cultiva durante la época de verano y no puede ser producido durante el invierno, ya que el agua estropearía la cosecha. En este caso, el terreno y las condiciones del tiempo serían óptimos para la siembra de arroz o maíz.
Por otra parte, se trabaja a marcha forzada para que los agricultores tengan mayor acceso a créditos bancarios, mediante un fortalecimiento en los seguros de cosecha que brinda el Instituto Nacional de Seguros (INS) a los agricultores.
“Los subsidios no son una opción que se maneje, porque los productores están pidiendo crédito y capacitación técnica”, agregó el Viceministro.
Pese a estas medidas, para las próximas semanas existe la posibilidad de aplicar un incremento de ¢20 en el arroz, el cual podría entrar a regir una vez publicado en La Gaceta, por lo que la bolsa de arroz de dos kilos pasaría a costar unos ¢934.
Actualmente, Costa Rica no corre el riesgo de que Estados Unidos, único vendedor de arroz en el país decida dejar de suministrar el grano, después de que productores como China y Vietnam suspendieran sus exportaciones, debido a la alta demanda y poca oferta, de acuerdo con información suministrada por Bloomberg.
“Estados Unidos es un país que promueve el libre comercio, no creo que nos deje de suministrar arroz porque siempre le hemos comprado, pero si esto ocurriera le podríamos comprar a algún país de América del Sur”, aseveró el Viceministro.
El impacto que ocasiona el continuo movimiento en los precios “va a afectar a las clases más necesitadas, no solo en arroz, también en maíz y trigo y estas, a su vez, a la producción de carne, huevos y leche, afirmó Carlos González, presidente de la Corporación Arrocera Nacional.
Para que Costa Rica produzca las toneladas de arroz necesarias para abastecer a todo el país “se requiere una mayor investigación, un mayor apoyo, una política estatal desarrollada”.
En el caso de la cosecha de frijoles, la actividad dejó de ser un negocio rentable ya que muchas veces los productores prefieren traerlo de China que producirlo ellos mismos, principalmente por las dificultades en el transporte, explicó el Viceministro.
Los aumentos en los granos también afectan al sector avícola y porcino del país. Corporación Pipasa registra una aumento del 60% en maíz y un 71% en soya en el último cuatrimestre del año anterior y la situación apunta a que en 2008 será igual.
Estos continuos ajustes están “impactando muy fuertemente la producción de alimentos en general; con este panorama se prevén para 2008 aumentos en los precios de los bienes avícolas y todos aquellos que dependen de la producción de granos”, afirmó, Víctor Oconitrillo, presidente ejecutivo de Pipasa.

Ver comentarios