Precio del arroz para industriales será solo de referencia
Lo que se pretende con la nueva directriz es que haya un nivel adecuado de humedad y un mínimo de impurezas en el arroz.
Enviar

Medida suavizaría imagen del país ante la Organización Mundial de Comercio

Precio del arroz para industriales será solo de referencia

Productores inconformes con pago podrían reclamar ante Conarroz

El precio obligatorio para la compra del arroz en granza dejará de existir. Pronto se convertirá en solo un indicador de referencia para el industrial.
La compensación para el productor vendría de que podría pactar un mayor precio cuanto más alta sea la calidad del grano. No obstante, habría un efecto inverso si la cosecha no es tan buena.

201501112154050.n44.jpg
Se planea que esta semana se emita el decreto que busca suavizar la imagen de Costa Rica ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).
El grano en granza es el que compran los industriales a los productores para generar el arroz que se adquiere en bolsa en los supermercados.
Hasta ahora, algunos países consideran que la existencia de un precio fijo fomenta una especie de proteccionismo.
“Lo que hoy tenemos es lo que se considera un precio mínimo de sustentación, con eso se calcula el subsidio. Al emitir este decreto estaríamos en regla con la OMC”, dijo Isaac Castro, viceministro de Economía.
La decisión es vista con recelo por parte de los productores de arroz, debido a que podría implicar un arma de doble filo.
“Habría que analizar si esa sugerencia es conveniente o no. Creemos que debe salir a consulta, vamos a plantear verlo en la comisión”, comentó Eliécer Araya, presidente de la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz).
Los arroceros mantienen una lucha por la fijación del precio para que los industriales no cometan lo que los productores califican como “abusos”.
“Nadie puede ver esa fijación como un subsidio, y si es subsidio sería para el consumidor”, agregó Araya.
Las exigencias en términos de calidad se derivan de un acuerdo firmado por los productores en diciembre del año anterior.
Los laboratorios de calidad jugarán un papel preponderante. Si un productor no está de acuerdo con el precio que le están pagando, debe presentar el reclamo ante Conarroz y comprobarlo.
Lo que se pretende con la nueva directriz es que haya un nivel adecuado de humedad y un mínimo de impurezas.
“Una de las cosas interesantes es que la Ley de Conarroz, ya permite mediar las diferencias, y también ya existe un reglamento para valorar la calidad del arroz nacional en granza”, señaló Castro.
De publicarse el decreto, el arroz pasaría a manejarse igual que otros productos agrícolas, como el banano, el café, y el azúcar.
El precio vigente por saco de 73,6 kilos se ubica en los ¢22.200, según el Ministerio de Economía, Industria y Comercio.
“Hay arroceros a los que hoy les pagan hasta ¢24 mil por la alta calidad. La única forma de que pague menos es porque un laboratorio determinó un nivel de impureza”, argumentó Castro.
La generación de patrones de medición a través del sistemas de metrología es una de las tareas pendientes. Las muestras son parte del código de buenas prácticas comerciales.
Este cambio se suma al anuncio de subir el arancel para el arroz pilado importado y de una baja del 4% en el precio al consumidor.

María Siu Lanzas
[email protected]

Ver comentarios