Enviar
Tipo de cambio bajó ¢29 en una semana
Precio del dólar hacia abajo

• Recursos repatriados y menores presiones de los precios del petróleo y commodities han influido
• Colón se habría apreciado casi un 10% al concluir el año, según analistas

Wilmer Murillo
[email protected]
Colaboró con esta información el periodista Víctor Sanabria

Desde la repatriación de fondos de inversión y pensión, pasando por la capitalización de bancos locales con matrices en el extranjero, hasta la adquisición de moneda local de las multinacionales para pagar aguinaldos, han tenido que ver en el bajonazo experimentado por el tipo de cambio.
Solamente este viernes el tipo de cambio del dólar cayó casi ¢10 y unos ¢30 durante las últimas dos semanas.
El valor del dólar se ubicó en ¢530 este viernes en el mercado mayorista (Monex), donde solo negocian las entidades financieras y el Banco Central.
Es una rebaja de ¢30,35 con respecto a los ¢560,35 en que se encontraba el pasado 13 de noviembre.
Pero la bajada del precio del dólar se reflejó también en las ventanillas de los bancos que ayer compraron a ¢525 y vendieron entre ¢534 y ¢537.
En ventanilla el precio estaba en ¢561 la venta el pasado 13 de noviembre, cuando se inició el descenso, y cayó ayer hasta ¢535, sea unos ¢26.
Los descensos del precio del dólar se han experimentado a lo largo de las últimas dos semanas, pero no fue hasta este viernes que se observaron también en ventanilla, aumentos inusitados del diferencial cambiario.
En Bancrédito esta diferencia fue de ¢20, en BCT de ¢17 y en BAC San José de ¢14.
Mientras tanto, para el tipo de cambio de referencia, el Banco Central fijó la compra en ¢540,99, mientras que la venta en ¢550,75.
En general los bancos lo que hicieron fue aplicar el ajuste. En el Banco Nacional de Costa Rica, se cotizó la compra en ¢525 y la venta en ¢535.
Por su parte, el Banco de Costa Rica cotizó la compra en ¢525 y la venta en ¢534.
En cuanto a la banca privada, HSBC cotizó la compra en ¢524 y la venta en ¢539.
Los analistas coinciden en que la fuerte caída en el precio del petróleo y de los commodities son elementos que tienden a mitigar la presión al alza en el tipo de cambio.
“Esa presión la venían ejerciendo otros factores, como por ejemplo el menor crecimiento de las exportaciones y de los ingresos por concepto de turismo, así como la merma de los ingresos por concepto de inversión extranjera directa”, dijo Alberto Franco, economista.
La fuerte caída en el precio del petróleo y de los commodities posiblemente seguirá reflejándose de este modo en nuestro mercado cambiario, en el tanto que las economías en el mundo desarrollado se mantengan en recesión y siga mermando el crecimiento económico en el mundo, añadió el experto.
Los fuertes ajustes del tipo de cambio corroboran a juicio de Isaac Castro, analista de Interbolsa, que se está dando una recomposición de portafolios, pues posiblemente hay fondos de inversión y de pensión que liquidaron parte de sus posiciones externas.
Desde el 13 de noviembre en Monex se han negociado $271 millones, lo que el analista calificó de inusual.
Capitalizaciones de bancos locales que además estarían recibiendo líneas de crédito de sus casas matrices, como la de Scotiabank esta semana explicarían la baja, dijo el especialista.
“Dada la crisis internacional y la falta de crédito, es muy probable que la gente haya empezado a traerse dinero para Costa Rica, de modo que se estaría dando una importante repatriación de recursos financieros”, explicó por su parte Orlando Soto, gerente del Grupo Financiero Acobo.
Pese a la generalizada creencia de que los aguinaldos y repatriación de capitales para pagar impuestos tienen relación con el ajuste a la baja del tipo de cambio, el analista Andrés Víquez, gerente de Aldesa, Puesto de Bolsa dice que la intensidad del movimiento obedece a la composición del patrimonio de los bancos entre colones y dólares.
“Muy posiblemente la mayor parte de los bancos se encontraban largos en su posición en dólares y cuando empiezan a ver un movimiento importante a la baja, tratan de recomponer su posición para evitar el registro de una pérdida contable al final del mes”, señaló.
Con estos movimientos que se han venido dando se estaría pasando de una devaluación para lo que va del año del 12% (con un tipo de cambio de ¢560 por dólar) a una devaluación de solo el 6% con un tipo de cambio de ¢530.
“Si el año terminara aquí, estaríamos frente a una apreciación real del colón cercana al 10%”, señaló. No obstante, acotó que “si estuviéramos en presencia de algún cambio en las expectativas del mercado de devaluación hacia apreciación, habríamos visto una mayor demanda por bonos en moneda local y un aumento en el precio, eventos que definitivamente no han ocurrido”.
“Me parece que la baja en el tipo de cambio de los últimos días tiene mucho de coyuntural y que obedece, principalmente, a factores estacionales, como la necesidad que tienen muchas empresas de traer recursos del exterior para pagar aguinaldos e impuestos, la merma de las importaciones de bienes finales y los mayores ingresos por turismo que son característicos de este mes”, señaló Alberto Franco.
En el plazo inmediato, un menor tipo de cambio beneficia a quienes tienen que hacer pagos en dólares, como por ejemplo, importadores, personas y empresas que tienen deudas en esa moneda, y personas que necesitan realizar un viaje al exterior.
Por otro lado, un menor tipo de cambio perjudica a quienes reciben ingresos en dólares, como por ejemplo, exportadores, personas y empresas que tienen ahorros en dólares, y los turistas que nos visitan del extranjero, explicó el experto.

Ver comentarios