Enviar
De aprobarse ajuste pedido por Recope, el litro ascendería a ¢556, un 53,6% más que hace un año

Precio del diésel llegaría a su máximo histórico

• Alto precio responde a factores internacionales y a eliminación del subsidio
• Transportistas solicitan reducción del impuesto. Gobierno lo descarta

Danny Canales
[email protected]

El costo del litro de diésel en el mercado costarricense llegaría a su máximo histórico, de aprobarse la solicitud de aumento planteada la semana pasada.
La propuesta eleva el costo del litro de ese producto a ¢556. De aprobarse, cada litro habría aumentado un 53,6% en el transcurso del último año.
La decisión de si se aprueban los nuevos precios la tiene la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), entidad que tiene un mes para resolver el planteamiento de aumento.
En marzo del año pasado, el litro de diésel en el mercado costarricense se adquiría en ¢362 en las estaciones de servicio.
Es decir que desde esa fecha hasta ahora el costo de llenar el tanque de un camión que tenga una capacidad de almacenamiento de 100 litros, se incrementó en ¢19.400.
El preció récord anterior del diésel se registró en enero de este año, cuando el litro del derivado del petróleo había alcanzado los ¢521.
El alto costo del producto en el mercado nacional es consecuencia de factores externos e internos.
En el ámbito exterior, ha influido el disparo del costo del barril de crudo y sus derivados en las Bolsas de Nueva York, al grado de que la semana pasada y por cinco sesiones consecutivas se rompió el récord en los precios del crudo, llegando a superar los $111 por barril.
Por su parte, a nivel local repercutió la decisión de la Aresep de eliminar el subsidio que se aplicaba al diésel y al búnker.
La alta cotización del petróleo a nivel mundial responde principalmente a la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) de no aumentar su cuota de producción a pesar del aumento de la demanda del producto.
Lo anterior ha provocado la reducción de los inventarios en países como Estados Unidos —principal consumidor del mundo— lo que también repercute en el aumento en el precio de los derivados del crudo.
Otros factores que han influido son las tensiones geopolíticas entre países productores, como la reciente sacudida en Suramérica y a conflictos en Nigeria, productor africano de petróleo.
En el ámbito local, repercutió fuertemente la determinación de la Aresep de eliminar las distorsiones que existían en los precios de los hidrocarburos.
Antes se cobraba un monto adicional a las gasolinas, gas, asfalto y otros derivados para favorecer el precio del diésel, bunker y gasolina para avión.
Sin embargo, el regulador general Fernando Herrero resolvió aumentarle gradualmente ¢33 a cada litro de diésel, al determinarse que en ese monto estaba subvalorado ese producto, para eliminar las distorsiones en el mercado.
No obstante su alto valor, el consumo del diésel va en aumento en el mercado criollo al grado que en febrero pasado se había vendido un 8,5% más que en el mismo periodo de 2007, reportó la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).
Ese incremento en el consumo representa, 46.123 litros más, al pasar de 543.975 litros vendidos en febrero de hace un año a 590.098 el mes pasado.
La alta demanda del diésel se debe a que es materia prima importante para la operación de sectores claves para la economía como es el caso del industrial, transportista y generador de energía.
Precisamente por el alto impacto en su costo de operación los transportistas promueven una iniciativa en la Asamblea Legislativa para reducir el impuesto que se aplica a ese producto para así rebajar el costo de los fletes.
Por cada litro de diésel se pagan ¢92, de acuerdo con la página electrónica de Recope.
“El combustible representa alrededor del 50% del costo de operación de los transportistas de carga y cada aumento en el precio del diésel se traduce en mayores tarifas de los fletes”, comentó Javier Reyna, presidente de la Cámara Nacional de Transportistas de Carga.
No obstante, la iniciativa de los traileros no ha sido bien recibida por el presidente de la República Oscar Arias, quien al igual que la Aresep, ha cuestionado los subsidios al afirmar que estos deben darse solo a los pobres.
Inclusive en ocasiones anteriores el gobernante ha manifestado que no va a subsidiar a “una familia con tres Mercedes Benz parqueados en el garaje”.
Como alternativa para reducir el impacto de los precios de los combustibles, Arias recomienda el ahorro, al señalar que los usuarios van a tener que salir de paseo un fin se semana menos.
Adicionalmente el Ministerio del Ambiente y Energía (Minae) da forma a un plan para mezclar biodiésel en el diésel y así ir reduciendo la dependencia que tiene el país con los combustibles fósiles.
“Al inicio la mezcla sería del 5%, pero podría ir aumentando gradualmente”, dijo Roberto Dobles, jerarca del Minae.
La meta del programa es convertir a Costa Rica en un productor de combustibles con materia prima renovable para reducir la importación de derivados de petróleo.


Ver comentarios