Pozo genera polémica en Santo Domingo
Enviar
Necesidad de agua obligó a gobierno local a perforar en zona prohibida
Pozo genera polémica en Santo Domingo

Los distritos del Este del cantón esperan desde hace varios años que se les construya la planta de tratamiento y de esa forma evitar la contaminación en el agua

Yessenia Garita
[email protected]

La perforación de un pozo en una zona restringida y el desconocimiento acerca de la capacidad de las reservas de agua amenazan con el desabastecimiento del líquido en la comunidad de Santo Domingo.
Esto tiene preocupados a los pobladores de la comunidad, quienes expresaron que ya existe un desmejoramiento en la calidad del agua potable.

Incluso, análisis remitidos por el laboratorio de aguas del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) indican decadencia notable de la calidad de agua potable con respecto a 2007, principalmente en Otoniel, Tanque Castilla, Quizarco, Santo Tomás y Pozo Lencha.
“Nuestra mayor preocupación es que ya existe una licitación para la perforación de un pozo en Castilla, en San Miguel, en una zona restringida por el Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento (Senara)”, dijo Nicolas Boeglin, coordinador de grupos organizados, entre ellos Comité Bandera Ecológica.
La licitación para perforar el pozo, cuyo costo es de ¢92 millones, está situada en una zona de restricción, debido a la sobreexplotación de los acuíferos en el Valle Central, detectada por Senara en 2006.
“El agua ya no es un recurso infinito, y para permitir a las futuras generaciones contar con este líquido, y asegurar la sostenibilidad hídrica de los habitantes de Santo Domingo, se debe reducir el uso y mantener los niveles de los acuíferos”, agregó Boeglin.
En 2008, los comités organizados solicitaron a la Municipalidad que elaborara un mapa de reservas en agua a nivel cantonal, de manera que se tuviera una idea clara de la cantidad de agua disponible para el cantón, con el fin de evaluar la sostenibilidad hídrica del desarrollo urbano del cantón de cara a su crecimiento futuro.
“La Municipalidad tiene que contar con las herramientas necesarias para saber de cuánta agua potable dispone a mediano y largo plazo, y el no hacerlo podría repercutir en una crítica situación para todos los domingueños que ya habitamos en el cantón”, agregó Boeglin.
Los distritos del Este del cantón esperan desde, hace varios años, que se les construya la planta de tratamiento para que las aguas que provienen de fuentes superficiales no causen problemas de contaminación
“Efectivamente, vamos a perforar un pozo en zona restringida, pero es en beneficio de los 17 mil pobladores del cantón, porque requieren el líquido y la Municipalidad necesita al menos dos pozos más para abastecer a la comunidad. Ya tenemos los permisos respectivos”, explicó Raúl Bolaños, alcalde municipal.

Ver comentarios