Logo La República

Martes, 19 de marzo de 2019



ACCIÓN


Portugal quedó debiendo

Cristian Williams [email protected] | Miércoles 16 junio, 2010



Portugal quedó debiendo

Otro de los equipos llamados a deslumbrar en el Mundial es Portugal, que de la mano de Cristiano Ronaldo, quedó en deuda al no pasar del empate a cero contra Costa de Marfil.
En una primera ambos cuadros se enfrascaron más en pleitos dentro de la grama, que en esforzarse por dar un espectáculo digno, como se esperaba de este juego.
Cristiano Ronaldo no pudo escaparse de la presión ni de los roces, al punto que vio promediando la mitad de los primeros 45 minutos, como se le castigaba con tarjeta amarilla.
Se puede definir que la primera parte fue de mucha garra y poco juego en un choque en el que los marfileños fueron algo mejores, pero acusaron la falta de un hombre que diese el último pase. Cristiano Ronaldo, desaparecido, tuvo la ocasión más clara del choque, pero mandó el balón al poste.
El partido se presentaba como el que acabaría con el fútbol aburrido. Costa de Marfil y Portugal, dos selecciones plagadas de jugadores en los mejores equipos del planeta, no estuvieron a la altura.
A Portugal se le puede reclamar que no recurriese a un fútbol más preciosista, teniendo a Cristiano Ronaldo, quien fue de más a menos, y al mismo Deco, quien al final se mostró molesto con el desempeño de su equipo y con las funciones que le mandan hacer en el terreno de juego.
En la segunda parte Costa de Marfil salió con algo más de ambición, pero se quedó sin premio. Gervinho, el mejor del choque, fue una pesadilla para la zaga lusa. Sus internadas por la banda izquierda causaron muchos problemas a los de Queiroz.
Ya en la recta final del partido entró Drogba para intentar dar la estocada final a Portugal. No lo logró. Curiosamente sus minutos en el campo fueron los de menor intensidad en el cuadro africano. Aun así el del Chelsea intervino en una jugada que pudo acabar en un gol. Se sacó un pase de la muerte en el área chica, pero no encontró a ningún socio.

Cristian Williams y EFE
[email protected]