Enviar

En LA REPÚBLICA siempre hemos abogado por un ICE fortalecido capaz de enfrentar una competencia sana y equitativa


Portabilidad, un paso hacia la real competencia

La implementación este fin de semana de la portabilidad numérica celular, es uno de los últimos bastiones que faltaban para decir que, ahora sí, estamos en un marco de competencia telecom.
El mercado tecnológico, y en especial el celular, es de gran dinamismo. El crecimiento exponencial en la cantidad de líneas vendidas en los últimos años, así como la rápida absorción del costarricense a las innovaciones del sector, dan fe de ello.
Ya no hay excusa para que de ahora en adelante no haya una competencia sana en donde el cliente sea el más favorecido. Eso implica que deben dejarse en el pasado algunos obstáculos que todavía persisten.
El más notorio es indudablemente el tema de las torres. El Estado, como garante de una competencia sana y equitativa, debe garantizar igualdad de condiciones para todos en cuanto a acceso y oportunidades para que las empresas instalen —respetando siempre los más estrictos procedimientos ambientales y administrativos— los equipos necesarios para garantizar una buena señal celular a todos los costarricenses.
No es posible que a estas alturas aún haya municipios en donde pese más una postura ideológica y política por sobre el mandato legal de un pueblo que se manifestó a favor de la apertura, y que claramente pone en desventaja a unos competidores sobre los otros.
En estas páginas hemos escrito decenas de veces al respecto, y el problema aún no ha sido completamente solucionado.
El segundo aspecto sobre el cual debe existir claridad, es en relación a los planes del Estado respecto al ICE y su subsidiaria Racsa.
En LA REPÚBLICA siempre hemos abogado por un ICE fortalecido capaz de enfrentar una competencia sana y equitativa, pero para ello, es necesario que exista claridad en cuanto al norte que el Estado quiera para ambas entidades, que obedezcan a las exigencias del mercado y sobre todo que las hagan sostenibles a futuro.
Este es un tema sobre el cual aún existen algunos pendientes por resolver.
Finalmente, el siguiente paso es la transparencia. Todos los operadores deben someterse a mayor transparencia en el manejo de los datos. La población tiene derecho a conocer sobre cómo está funcionando el mercado, sin que eso signifique una amenaza comercial a los operadores. El papel de la Sutel y de la Rectoría serán fundamentales en este campo.

Ver comentarios