Enviar
Por un crecimiento responsable

Aquellas playas y montañas que han distinguido a Costa Rica como destino verde poco a poco ceden su espacio a las masas de construcción que se ciernen sobre los espacios naturales.
Los metros de construcción en las privilegiadas playas del Pacífico Sur y Norte del país se multiplican, sin que no siempre exista la debida custodia de los gobiernos locales sobre ese crecimiento.
Hoy en día y como lo informa un trabajo especial de LA REPUBLICA, la marea de contaminación amenaza al turismo, entendiéndose este no solo como la llegada de extranjeros que admiran nuestra biodiversidad sino también como los propios costarricenses y pobladores de estas zonas que han visto las repercusiones en servicios básicos como el agua.
Sin duda alguna el auge inmobiliario y turístico en el litoral Pacífico puede convertirse en fuente de desarrollo, pero estas inversiones deben ser bien orientadas, supervisadas y enmarcarse dentro de la legislación ambiental.
“El desarrollo inmobiliario en las zonas costeras se está dando en un marco de escasa regulación”, alerta el último informe Estado de la Nación.
Un aviso que debe ser atendido cuanto antes puesto que las repercusiones ya existen y son lo suficientemente graves como para permitir que empeoren aún más.
Solo el año pasado se reportó presencia de coliformes fecales en 69 playas del país; existe una fuerte presión sobre las fuentes subterráneas, dado el exceso de tanques sépticos, y Tamarindo por ejemplo recientemente perdió la distinción de Bandera Azul Ecológica.
Los sectores tanto privados como públicos están llamados a hacer una explotación responsable de las bellezas ecológicas del país. Los hoteleros, sin importar su tamaño, deben coordinar más con los gobiernos locales y viceversa para obtener resultados que les permita crecer de una forma más sostenible.
Tal y como lo dice el informe de hoy, los responsables no solo están en estas provincias (Guanacaste y Puntarenas), también en quienes las visitan y en los responsables de hacer cumplir las leyes. Al fin y al cabo los mismos que hoy se benefician de las riquezas naturales, mañana se verán perjudicados por no tomar acciones correctas.
Ver comentarios