Enviar
Lunes 25 Abril, 2011

Por un bienvenido mayo negro

La noticia que estamos escuchando, de que las fracciones de oposición han llegado a un consenso de tomar el control del Plenario para la próxima legislatura, con visos de que el acuerdo sirva para los tres años restantes de esta administración, nos debe llamar a la reflexión, pues se da en momentos de demostraciones claras de que en nuestro país tenemos serios problemas en los nombramientos de algunos administradores de turno, que han llevado por ejemplo a que instituciones como la Caja Costarricense de Seguro Social entren en problemas financieros, no solo en el régimen de salud, sino en el de pensiones también; en donde se prefiere buscar el endeudamiento externo, para financiar la obra pública, antes de utilizar los dineros que tenemos en fondos de pensiones.
Se prefiere ver si se colocan esos fondos en el exterior, a tasas internacionalmente bajas, en lugar de buscar el desarrollo del país a tasas de crédito activo, con lo cual se afecta el ingreso presente de intereses, con los cuales no podrá hacerse frente a los pagos futuros de los que se pensionen.
Se ha preferido recurrir a las “fuerzas del mercado”, para que por medio de bandas cambiarias se establezca el tipo de cambio de nuestra moneda y con esa decisión hemos internacionalizado “la guerra de divisas” que se está dando a nivel mundial, producto de las emisiones de dinero en que las grandes potencias han incurrido para rescatar ciertos sectores de sus economías.
Esto ha traído como consecuencia que una parte importante de nuestro sector exportador haya perdido competitividad, entrando en el ciclo de tener cada vez menores ingresos por sus ventas, enfrentando costos nacionales cada vez mayores producto de los incrementos de la inflación.
Al igual que estos ejemplos se pueden enumerar muchos más, que no alcanzaría el espacio para mencionar en este momento, pero que definitivamente nos hacen ver como Costa Rica y sobre todo nuestra clase política, requiere que se les dé una llamada de atención como la que se está proponiendo.
Lo anterior como consecuencia de que el Partido Liberación Nacional, a como veo las cosas tiene que reencontrarse, pues no es viable seguir con un partido de gobierno que ha mostrado tener una división entre el Poder Ejecutivo y su misma fracción legislativa. Y dado que la mayoría del pueblo votó por tener una representación mayor en la Asamblea Legislativa de oposición, esta debe ser coherente con ese mandato popular.
El país requiere que este experimento se lleve a cabo para que el Poder Ejecutivo haga los cambios de figuras que tenga que hacer para administrar mejor la función pública de lo que ha venido haciendo, y porque la oposición requiere ver si pueden actuar responsablemente y consecuentemente con el mandato popular.

Randall Castro Vargas
Economista