Enviar
Lunes 9 Septiembre, 2013

Hemos podido identificar un par de causas de la falta de efectividad de los gobiernos: marco legal casi imposible de cumplir y la falta de visión de gobierno corporativo


¿Por qué votar?... (I)

Varias personas me han solicitado que escriba un artículo que motive a la gente a votar en las próximas elecciones por la apatía del electorado cada vez más creciente y que se pronostica resultará en un 40% de abstencionismo. 
Este será el primero de una serie de artículos de análisis que finalmente, espero, nos motiven a usted y a mí a votar al final de la publicación de toda la serie.
Empecemos: para analizar un problema se debe hacer de forma integral  y a cada efecto buscarle su listado de causas (Ishikawa, 1943).  Entonces, es muy sencillo en realidad.  Le invito a desarrollar este ejercicio conmigo y poco a poco iremos descubriendo y conociéndonos un poco más. 
Primero, remontémonos al pasado.  Para poder interpretar el presente, se debe analizar de dónde venimos.  Los dos caudillos históricos de referencia en este país (por lo menos los que retenemos en nuestra efímera memoria) son el Dr. Calderón Guardia y don José Figueres Ferrer. 
Le hago una pregunta, ¿hubiesen podido gobernar de la manera que lo hicieron en la coyuntura actual de nuestra sociedad?  Las reformas sociales de Calderón Guardia seguramente hubiesen provocado muchos comentarios en contra en las redes sociales.  Un sistema solidario en estos tiempos suena a utopía.  No faltaría quien hubiese metido un “salacuartazo”.  Todo lo que usted y yo ocupamos para frenar el avance de este país es una hoja y un papel y llevarlo a la Sala IV, sin demeritar la labor de los magistrados, esto simplemente es una consecuencia de lo que veremos a continuación:
Comparemos la amplia gama de leyes que existe ahora con respecto a lo que existía en aquel entonces.  Las leyes no son el problema, es la calidad de las mismas.  Actualmente, hay leyes que se contradicen.  Por un lado, hay una ley de simplificación de trámites y por otro una Ley General de Control Interno.  Esta última ha sido una justificación para poner controles a diestra y siniestra en nombre “del control interno”, lo que ha fomentado la tramitología y no solo en el sector público, sino que en el sector privado muchos administran bajo ese enfoque. 
Es tan amplio el marco legal de este país, que para “ir a la segura” todo se envía a consulta a la Sala IV, porque “donde haya una ley esté donde esté, siempre habrán dos abogados con interpretaciones diferentes de la misma”. 
Prueba de ello es que ni en la misma Sala IV se ponen de acuerdo. Le pregunto: ¿podría usted manejar su empresa de manera eficiente sin autoridad para tomar una decisión? ¿O acaso gobernar un país no es, en síntesis, administrarlo y gerenciarlo para cumplir los objetivos? ¿Han tenido los presidentes formación mínima en administración?
Hemos podido identificar un par de causas de la falta de efectividad de los gobiernos: marco legal casi imposible de cumplir y la falta de visión de gobierno corporativo que aplique los principios administrativos más básicos: Planificar, Hacer, Verificar y Actuar.  Continuará…
 

Jesús Morgan