Enviar
Viernes 3 Junio, 2011

¿Por qué hasta ahora?

Muchos fuimos los sorprendidos este miércoles 1° de junio, cuando la fracción liberacionista pidió suspender la sesión del plenario por largo rato, y convocó a una conferencia de prensa para dar a conocer sus “prioridades legislativas”, sustentadas en 32 proyectos, que se encuentran en la corriente parlamentaria, algunos desde hace bastante tiempo.
La primera interrogante fue, ¿por qué hasta ahora?. ¿Por qué se esperaron largos 13 meses para plantear sus “prioridades”, cuando desde el 1º de mayo del año pasado y hasta el 30 de abril último, comandaron el Directorio, el plenario y las comisiones, y con la alianza con el Movimiento Libertario disponían de los votos suficientes para aprobar por lo menos algunos de los proyectos que hoy constituyen sus “prioridades”?
Pero además, para que no manipulen a la opinión pública, conviene referirse a algunos de esos temas que atrapan hoy la atención de la bancada verdiblanca.
Hablaron en la conferencia de prensa del proyecto de empréstito por $60 millones para infraestructura vial, sin tomar en cuenta que, horas antes, en la Comisión de Hacendarios los diputados de la Alianza por Costa Rica acordamos votar favorablemente esa iniciativa, condicionada a que el Poder Ejecutivo envíe la lista de proyectos en los que se invertirán esos recursos, ya que no es posible aprobar un empréstito sin saber en qué y dónde se va a invertir. En esas circunstancias y para actuar consecuentemente, la bancada liberacionista debe dirigir sus presiones hacia Zapote, y no hacia la Alianza por Costa Rica.
Hicieron énfasis en el proyecto para regular apuestas, casino y juegos de azar, sin tomar en cuenta que desde la oposición pasamos más de ocho meses pidiéndole al Ejecutivo que lo enviara para su trámite. Lo mismo puede decirse de otra de las “prioridades” liberacionistas: el tema eléctrico. Desde hace seis meses, ante las autoridades correspondientes, personalmente planteé y se acordó enviar un proyecto de contingencia, en vista de que la iniciativa elaborada por el Ejecutivo no tenía ninguna viabilidad. Hubo acuerdo al respecto, pero el proyecto de contingencia no ha llegado.
En materia fiscal, motivo de queja permanente del Ejecutivo, se ha anunciado hasta la saciedad que enviarán un texto sustitutivo al fracasado proyecto original, pero este tampoco aparece. Otros proyectos que hoy despiertan el interés del liberacionismo, como la creación del MIDEPOR, y la Ley General de Turismo, llegaron cargados de aberraciones jurídicas y ha habido que recomponerlos sustancialmente a base de mociones, tarea en la que hemos estado trabajando con ahínco los diputados de la Alianza.
Otros proyectos incluidos en esa agenda prioritaria del liberacionismo, ya han avanzado en su trámite y están listos para su debate final. Más aún, algunas de las bancadas de oposición los hemos incluido dentro de la agenda de consenso que ya está lista.
Ante este panorama, fácilmente comprobable, no existe ninguna razón para el fallido desplante publicitario que la bancada verdiblanca intentó el pasado miércoles, en un torpe intento por dar la imagen de que pretenden conducir la agenda legislativa, justamente cuando se cumple el primer mes en que las fuerzas de oposición estamos dirigiendo el parlamento, y ya se observan resultados concretos de esa nueva gestión legislativa.
Nos queda la sensación de que un mes después, todavía los diputados liberacionistas no han digerido lo que ocurrió el 2 de mayo.

Luis Fishman
Diputado, jefe fracción PUSC