Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


¿Por qué duran tanto en la UCR?

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 15 julio, 2015


Mejorar la producción de egresados no afectaría el presupuesto de la UCR, y no tiene que ver con ideología ni con una actitud antiacadémica

¿Por qué duran tanto en la UCR?


De cada 100 hombres que entran a la Universidad de Costa Rica (UCR) para cursar una carrera que ofrece un bachillerato, solo 30 terminan sus estudios en ocho años o menos. Para las mujeres los datos son menos negativos; solo 35 concluyen y reciben su título en ese mismo periodo de tiempo. Las carreras de bachillerato en esa casa de enseñanza superior están diseñadas para realizarse en cinco años. ¿Por qué duran tanto los educandos?
Si las autoridades universitarias pudieran mejorar el progreso en solo un año de sus estudiantes, podrían aceptar más de los 30 mil que hacen el examen de admisión y que no son admitidos por falta de cupo.
Mejorar la producción de egresados no afectaría el presupuesto de la UCR, y no tiene que ver con ideología ni con una actitud antiacadémica. Lo que representaría es un mejor servicio a los educandos y al pueblo de Costa Rica que después de todo paga con sus impuestos por este proceso educativo.
En un artículo publicado en el Semanario Universidad hace un par de años cuando se le preguntó al rector, él argumentó que fundamentalmente el tiempo extenso en las aulas se debía a decisiones existenciales de cada educando y que no se podía llegar a ninguna generalización al respecto.
Pese a esta posición del jerarca máximo de la UCR, el periodo extenso que se requiere para terminar exitosamente una carrera en esa institución y otras de las universidades estatales es un factor importante en la decisión de cada vez más jóvenes de realizar sus estudios en los centros universitarios privados.
Actualmente hay 130 mil estudiantes en las privadas, y el número aumenta cada año.
No obstante el hecho de que muchos de los docentes y administradores de las estatales dicen con cierta nota altiva y defensiva que “los estudiantes en las privadas están allí porque no tienen la capacidad intelectual para cursar sus estudios en la UCR, la UNA y el TEC” la verdad es que cada vez más talento de todos los niveles socioeconómicos están omitiendo los exámenes de admisión de esas instituciones y pasando directamente a un centro de estudios superiores privado.
En un siglo XXI donde la comunicación es instantánea, donde cualquier estudiante a través de Google o Bing puede obtener en 30 segundos información de casi cualquier tema y en el idioma que desea, pasar una década en un reposo intelectual en San Pedro no es del agrado de muchos.
Las tertulias en la soda son muy interesantes, pero muchos encuentran más atrayente obtener un título en un periodo razonable y luego seguir con estudios de postgrado o a un empleo lucrativo.
Como las universidades estatales son autónomas y no tienen que preocuparse por sus presupuestos, no hay nadie ni ninguna autoridad que les pueda obligar a examinar el problema del muy lento progreso de sus alumnos en sus carreras. Pero los alumnos y sus padres se los agradecerían si lo hiciera.

Carlos Denton
[email protected]


NOTAS ANTERIORES


¿Yo te creo?

Miércoles 19 diciembre, 2018

El Código Penal Costarricense, diferencia claramente la violación del abuso sexual, pues la prime...