Enviar
POR FAVOR…SILENCIO
GAPARI

Tenistas molestos
Rafa Nadal mostró el malestar que existe entre los jugadores con los organizadores de los torneos del Grand Slam, y no descartó que si todos los tenistas están unidos se tomen medidas más drásticas para cambiar la actual situación.
Nadal señaló que entiende que los cuatro torneos ‘grandes’ velen exclusivamente por su interés, pero recordó: “Los jugadores somos una parte importante de este tinglado y sin nosotros el torneo se queda en otra cosa.
Estos torneos son los más potentes del mundo, tienen mucha fuerza por su tradición, lo que significan para el mundo del tenis y por eso, por las buenas, es complicado que cambien. Están en una situación bastante cómoda, pero habrá que buscar soluciones”, avisó.


¿Huelga en el tenis?

A Nadal le molestó que los saquen a jugar unos minutos con la pista mojada y las largas esperas en los vestuarios, mientras la organización decide si suspende o no una jornada.
“Sacarnos a jugar 15 minutos significa entretener a la gente y a la televisión. Pero es peligroso para nuestra salud. No quiero ni imaginar si me resbalo y me lesiono lo que puede pasar”.
Cuando se le cuestionó si entre los tenistas se discutió la posibilidad de ir a la huelga, el jugador español apuntó: “¿Medidas drásticas?, yo estoy dispuesto a cualquier cosa siempre que vayamos todos a una”.

Federer frustrado

Roger Federer, tras perder en semifinales del US Open ante Novak Djokovic, acabará el año sin ganar ninguno de los cuatro torneos Grand Slam, una situación que no vivía desde hace nueve años.
Desde que en 2003 Federer ganó su primer Wimbledon, el suizo conquistó al menos un torneo de Grand Slam cada año, lo que lo llevó a convertirse en el jugador con más títulos Grandes (16). Federer solo disputó este año una final de Grand Slam pero la perdió en Roland Garros ante Nadal; cayó en semifinales de Australia y Estados Unidos ante Djokovic, y perdió en cuartos de Wimbledon con Tsonga.

En la antesala

La pareja de dobles mixtos formada por los argentinos Eduardo Schwank y Gisela Dulko se quedó a las puertas de conquistar el título del Abierto de Estados Unidos tras perder la final ante los locales Jack Sock y Melanie Oudin por 7-6(4), 4-6 y (10-8).
Los argentinos, que por primera vez jugaban juntos, no pudieron llevarse una final muy igualada, que se decidió en el ‘super tie break’, tras casi dos horas de partido.
En el set decisivo, la intensidad y la emoción subió muchos enteros y ninguna de las dos parejas consiguió despegarse en el parcial. Pero dos errores, uno de Schwank en la red y una doble falta de Dulko, permitieron a los americanos cobrar una ventaja de 8-5 que resultó decisiva.
Ver comentarios