Enviar
POR FAVOR… SILENCIO
GAPARI

Nuevos monarcas

El desierto californiano asistió ayer a la coronación del serbio Novak Djokovic y de la danesa Caroline Wozniacki como nuevos campeones de Indian Wells, primer Masters 1000 de la temporada, tras derrotar a Rafael Nadal y Marion Bartoli, respectivamente.
Djokovic, próximo número dos del ranking de la ATP, desdibujó al español con una victoria por 4-6, 6-3 y 6-2.
“Si tengo que decir lo que pienso, creo que he perdido por el servicio”, dijo Nadal. “El ha sacado mejor y ha sabido mantener la regularidad con su servicio más que yo”, agregó el zurdo.

Nadie es invencible

“No se puede aspirar a ganar a Djokovic con un 25% en el primer saque, y eso es lo que sucedió. Estaba cantado que se iba a aprovechar de ello. Con segundos saques al final te coge, no hay escapatoria”, añadió el español.
Nadal se queda con un registro en finales de 43 victorias y 14 derrotas. Contra el serbio es ahora de 16 victorias y ocho derrotas.
Djokovic, que de esta forma logra su primera victoria ante el español en una final, suma así su segunda corona en Indian Wells tras el título conseguido en 2008 ante el estadounidense Mardy Fish.
“Fue cuestión de un par de puntos al final del segundo set lo que dio la vuelta al partido”, afirmó Djokovic. “No voy a parar aquí ahora, pero no creo que nadie sea invencible. Estoy viviendo el mejor momento de tenis de mi vida”, agregó.

Reina danesa

En la final femenina Wozniacki, número uno del mundo, resistió los ataques de Bartoli y se proclamó campeona al superarla por 6-1, 2-6 y 6-3, en dos horas y ocho minutos.
La danesa consigue así un premio en metálico de $700 mil.
Esta victoria, que pasa por ser su mejor resultado en Indian Wells, supone el decimocuarto título en su carrera profesional.

Potencia física

“Este título significa mucho. He vuelto a demostrar que soy capaz de hacer un tenis genial, y he batido a tenistas de gran nivel esta semana”, manifestó Caroline.
“Presto mucha atención a mi físico, estar en forma es una parte fundamental de mi entrenamiento. He ganado muchos partidos de esa manera. Puedo jugar durante horas y horas. Es buena señal cuando veo que mi rival se cansa más rápido que yo”, añadió.
Por su parte Bartoli disputó ayer su primera final desde Stanford, en 2009.




Ver comentarios