Enviar
POR FAVOR…SILENCIO
GAPARI

Todo un honor
Inmenso honor nos hizo Julio Castilla, directivo del Costa Rica Country Club, cuando el pasado lunes, en la ceremonia inaugural de la nueva edición de la Copa del Café y ante autoridades deportivas, el comité organizador del evento en pleno y un estadio a reventar, leyó en su discurso de bienvenida a los tenistas de todo el mundo presentes en la competencia, párrafos de la columna que escribimos el pasado lunes, en la que hicimos remembranzas del torneo.
Julito fue el hombre que modernizó la Copa del Café, cuando lo manual dio paso a la informática.

Bomba Thome
La presente edición de la Copa del Café, número 46, fue justamente dedicada por los organizadores a don Fred Thome, ex presidente del torneo y padre de los renombrados tenistas, Fred y Kenneth y también, Alexandra.
Mientras don Fred hacía el saque de honor, Carlitos Mora, el único hombre que ha estado en todas las ediciones del evento, como jugador, entrenador y juez, le dedicó esta bomba:
“En la época en que don Fred,
presidió la Copa del Café,
todo en ella fue un bombón,
porque triunfaron sus hijos,
Fred y Kenneth Tom”.

Embarcada
Dicen las malas lenguas en los pasillos del Country, que uno de los organizadores de esta edición de la Copa es fanático de Puntarenas y seguro de que los chuchequeros serían campeones, uniformó a todos los jueces de línea y juntabolas de color naranja.
Pero, ganó Brujas y se le “jodió” la cosa.
Ahora, todo el mundo vacila a los muchachos.

Otro mundo

Siempre llaman la atención los complicados nombres y apellidos de varios de los tenistas que nos visitan cada año a la competencia.
Rescatamos en la presente edición estas perlas:
Zsiga, Haessing, Sborowitz, Sporken, Benneweis, Berstein, Nguyen, Stiefelmeyer, Wagland, Hilelis, Gloudemans.
En damas: Dabrowski, Cartwright, Vickery, Husaric, Schuurs, Shumilina, Jeanjean, Latycheva, Gavrilovska, Mestach, Baranska, Jodoin y Leykina.
Pobres periodistas deportivos a la hora de llevar las llaves.
Ver comentarios