Enviar
Por el tazón y la gloria
Eli Manning contra Tom Brady en la gran final del fútbol americano

Es un partido que paraliza una nación, y si esa nación se llama Estados Unidos de América juzgue usted la importancia que le dan nuestros vecinos del Norte al llamado Super Tazón, la gran final del fútbol americano, que este domingo (5.30 p.m. hora de C.R.) tendrá su edición 46, estrenándose en el Lucas Oil Stadium, de Indianápolis, el cual por primera vez será el escenario de este evento.
Este espectáculo es más que un partido, ya que encierra una serie de situaciones que pasan por lo deportivo, económico, por el mundo del espectáculo y hasta por los políticos estadounidenses.
En lo deportivo, de lo más atractivo es el duelo revancha entre los mariscales Eli Manning (Gigantes) y Tom Brady (Patriotas), que en 2008 se enfrentaron en este mismo evento, con victoria para los de Nueva York.
Sí, ¡y qué victoria fue aquella!; todavía muchos guardan en su retina cuando Manning hizo aquel pase de campeonato a Plaxico Burress, con el juego agonizando, dándoles la victoria a los Gigantes 17-14 y convirtiéndose en héroe del partido y el jugador más valioso.
Equipo a equipo, los Patriotas llegan a esta final con una ofensiva para tomar en cuenta, que si bien no ha sido tan arrolladora como otras versiones, colocó en esta temporada 513 puntos, empatada en el 10º lugar en la historia de la NFL con los Miami Dolphins de 1984 y los Houston Oilers de 1961.
Los Gigantes no se quedan atrás y en sus cuentas suman una racha de victorias a domicilio que impresiona, porque desde 2007 ellos han ganado seis partidos de playoffs como visitantes de manera consecutiva, siendo la seguidilla más larga de su tipo en la historia de la NFL.
Los Gigantes llegan a esta instancia luego de vencer a los 49ers de San Francisco 20-17, obteniendo así el título de la Conferencia Nacional, mientras que su rival hizo lo propio ante los Ravens de Baltimore a los que ganaron 23-20 en la final de la Conferencia Americana.
Los Gigantes enfrentan su quinto Super Bowl, el último fue precisamente contra los Patriotas y tienen marca favorable de 3-1.
Para los Patriotas será su sétimo arribo a esta gran final, con tres victorias y tres derrotas; además que este partido servirá para que Brady empate con John Elway el disputar cinco Super Bowl, siendo los únicos que lo han hecho.
En las filas de los Patriotas la incógnita es la lesión del ala cerrada Rob Gronkowski, de 22 años de edad. Aunque ya se le ve sin la bota de protección en el pie izquierdo que había llevado hasta ahora y ha mejorado del esguince en su tobillo que sufrió en el partido ante los Ravens.
Brady admitió que Gronkowski ha sido decisivo en el ataque del equipo durante los 16 partidos de la temporada regular y por lo tanto su presencia en el Super Bowl tendría el mismo impacto.
“El deseo de todos los que estamos dentro del equipo y el mío propio es que Gronkowski pueda estar listo para el partido del domingo”, subrayó Brady.
El entrenador de los Patriotas, Bill Bellichick, tiene como planes B, C y D ante la baja de Gronkowski a los receptores abiertos Chad Ochocinco, Julian Edelman y Tiquan Underwood.

Se tomó información de EFE, ESPN y Record.comLuis Rojas
[email protected]



Ver comentarios