Enviar
Miércoles 10 Febrero, 2010

Por Costa Rica

El domingo pasado quedó en claro una serie de premisas que vale la pena tener presentes, para que se cumplan los deseos de los costarricenses que fuimos a votar en esta contienda electoral.
En primera instancia todos queríamos lo básico que nos ofrecieron, tanto en materia de seguridad como en hacer un gobierno transparente que se preocupe por mejorar los niveles de producción nacional y con ello reducir el fantasma (real) del desempleo, y tantas otras cosas que nos ofrecieron y en particular la candidata liberacionista. Deseamos que el fraccionamiento de la Asamblea Legislativa no sea impedimento para lograr el bienestar y consenso propio que se requiere.
Es interesante notar como las encuestas, en términos generales, nos fueron dictando de manera muy precisa, las pautas del sentir del electorado, como se pudo observar cuando se leían las consideraciones de los supuestos en que se basaban.
También es importante el llamado de atención de ese pueblo que se consideraba dormido y que el propio día de las elecciones demostró que siempre estuvo muy interesado en participar, pero que no lo había podido hacer, debido al cambio de estrategia de los partidos políticos en hacer una campaña electoral de medios. Esto dejó atrás la participación de los ciudadanos, cuando se les dejó de obsequiar banderas para poner en sus casas y otros signos externos.
Llama mucho la atención el apoyo aplastante en los municipios, pues de los 81 existentes, obtiene el Partido Liberación Nacional mayoría en 78 cantones, esto como consecuencia del apoyo, poco cuantificado, al actual Presidente de la República y al equipo de campaña (según interpreto), ya que con muchas personas con las cuales he conversado se da la misma tónica, que de ningún partido político (cualquiera que fuera) se presentaron a mostrarse a sus electorados, para informarles quiénes eran y qué planes tenían para sus localidades. Lo cual es una llamada de atención a los partidos políticos en sí.
Hay que resaltar también cómo la organización del día de las elecciones hace la diferencia, pues Liberación demostró ser el más eficiente. Por su lado el PAC nos indicó que es un partido que sabe repuntar en último momento y que existe un apoyo de consideración, a pesar de que se esperaba que quedara en un tercer lugar, quedó en el segundo; mientras que el Libertario, pasó de un segundo lugar (según las expectativas de voto) a quedar en un tercero, como consecuencia, entre otras cosas de los debates y la poca preparación que tuvieron el domingo de las elecciones.
En lo particular espero que las banderas y las consignas de lucha queden postergadas para por lo menos dentro de tres años mas, y todos, como costarricenses, le ayudemos a doña Laura (aunque sea con nuestras buenas intenciones) en su histórica presidencia (primera mujer que llega al poder en Costa Rica), para que haga un excelente gobierno, para que todos podamos beneficiarnos de él.

Randall Castro Vargas
Economista