Logo La República

Jueves, 26 de mayo de 2022



FORO DE LECTORES


¿Por qué las sanciones económicas no detendrán a Putin?

Andrzej Baranski-Madrigal a.baranski@nyu.edu | Martes 01 marzo, 2022

Andrzej

Andrzej Baranski

Assistant Professor

NYU Abu Dhabi

Los países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) dejaron claro desde un inicio que no iban a desplegar tropas en Ucrania. Hacerlo de forma preventiva hubiera dado a Putin una justificación histórica sobre su versión de los hechos: Occidente ha venido a amenazar a Rusia militarmente. Implícitamente, el cálculo geopolítico de los miembros de la OTAN revela que el costo de una guerra no justifica el valor de salvar a Ucrania. El envío de armas, ayuda financiera y humanitaria es lo único que han prometido como ayuda indirecta. El mensaje es claro: si Ucrania quiere seguir existiendo, deberá pelear por su propia libertad. Dada la diferencia de arsenales, la caída de Ucrania y la instauración de un régimen ruso (formal o informal) depende de qué tan sangrienta, cruel, e inhumana quiere Putin que sea la batalla. Los ucranianos han decidido defender su país.

¿Pero qué han hecho los países de la OTAN para contener a Vladimir Putin? EEUU y la Unión Europea se han concentrado en sanciones económicas dirigidas a menoscabar la popularidad de Putin en Rusia y el apoyo de sus colaboradores cercanos. Entre dichas acciones se encuentran detener la entrada en operación de un gasoducto (Nord Stream 2) que proveería de un 25% del consumo europeo de gas importado desde Rusia, afectando así los ingresos de Gazprom.

Por su lado, el presidente estadounidense Joe Biden anunció sanciones severas para el sistema financiero ruso y algunos oligarcas específicos. Las sanciones incluyen congelamiento de activos y restricciones fuertes a dos bancos rusos y sus subsidiarias. El objetivo es encarecer el capital financiero en Rusia y dificultar el acceso a financiamiento que necesitarán para librar su guerra. La más reciente sanción, ha sido la desconexión del sistema interbancario de pagos (SWIFT) de varios bancos rusos.

Sin embargo, qué tan efectivas lleguen a ser las medidas, es difícil de determinar y hay razón para creer que no lo serán, al menos no en el corto plazo. Esto se debe a cuatro razones principales que discuto a continuación.

Primeramente, el botín de guerra vale más que las pérdidas que causan las medidas de los miembros de la OTAN. Ucrania es un país rico en minerales, petróleo, gas, producción de maquinaria, y cuya producción de trigo y granos son fuente importante de alimento para Rusia y naciones aledañas. Además, la infraestructura ucraniana para la distribución de gas hacia Europa representa un activo de alto valor en el tiempo para Rusia. El 80% del gas exportado a Europa desde Rusia atraviesa los gasoductos ucranianos, equivalente a aproximadamente 40 mil millones de dólares al año.

Segundo, Rusia se ha preparado para enfrentar sanciones como las que está recibiendo en este momento. Tienen su propio sistema de pagos interbancarios, así que la amenaza de ser excluidos totalmente de SWIFT no tendrá mayor efecto en la cotidianeidad interna, al menos en el corto plazo. Rusia ha disminuido paulatinamente su dependencia en la importación de alimentos, ha disminuido su deuda externa, y cuenta con reservas monetarias internacionales suficientes para evitar un colapso (en el corto y mediano plazo) de su economía. A la vez, ha forjado una alianza fuerte con China de índole comercial y política.

Tercero, los oligarcas rusos tienen la mayor parte de sus riquezas en paraísos fiscales, a nombre de compañías de papel en otros países, en forma de activos como yates, propiedades de lujo, joyas y arte. Algunos han estimado que dicha riqueza escondida equivale a aproximadamente el 80% del producto interno bruto ruso. Las sanciones formales que ha propuesto EEUU y la Unión Europea no tocarán estos aspectos, al menos por ahora.

Por último, la guerra tiene un componente ideológico. Es posible que el círculo de oligarcas, ministros y consejeros del gobierno también compartan la visión de un futuro ¨glorioso¨ para Rusia. Si realmente creen, con base en una visión distorsionada e ilusoria del pasado, que debe llegar a instaurarse una nueva Unión Soviética, es probable que estén dispuestos a sacrificar sus finanzas por dicha causa.

Pocas personas habrían podido predecir que, al momento de escribir este párrafo (27 de febrero a las 7:30 PM hora de Kiev), Ucrania aún tendría control de sus principales ciudades. La resistencia le ha dado más tiempo al presidente Volodymyr Zelenskiy para buscar ayuda internacional. Holanda, Alemania, Estonia, Polonia, Australia han decidido enviar armamento. Estados Unidos recién aprobó el envío de sistemas de defensa antimisil, con un valor de $350 millones y el Reino Unido también estará incrementando su ayuda. Marchas alrededor del mundo, en especial en Europa, dan a entender que hay una demanda popular por colaborar con Ucrania más allá de las palabras, sanciones, y envío de armas.






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.