Logo La República

Jueves, 2 de diciembre de 2021



FORO DE LECTORES


¿Por qué aún tenemos problemas de ética en Costa Rica?

Rocío Briceño rocio.bl@gmail.com | Viernes 29 octubre, 2021

Rocío Briceño

Rocío Briceño

Las personas tomamos miles de decisiones todos los días; sin embargo, cuando se trata de elegir nuestro gremio, amigos, compañeros y a quienes consideramos o descartamos como líderes, tenemos un marco mental que define lo que es “correcto” y lo que no.

Si es tan sencillo saber qué es correcto, entonces:¿Por qué es que en Costa Rica estamos abarrotados de noticias sobre actos cuestionables y corrupción? ¿No se cansa usted, al igual que yo, de leer una y otra vez acusaciones sobre comportamientos que son completamente inaceptables?¿Es acaso que a nadie le importa?

Si le preguntamos a 10 personas al azar en la calle si saben qué es ética, posiblemente 7 o más nos respondan diciendo que sí saben y lo más probable es que todas nos den definiciones distintas. La Real Academia Española, en una de sus definiciones, dice: Ética: “Parte de la filosofía que trata del bien y del fundamento de sus valores”

¡Ok! Tenemos dos partes: 1 ¿Qué es hacer “el bien”? 2 ¿Cuáles son nuestros valores?

¡Ah, bueno! Entonces está muy simple, ¿verdad? Vamos a decirles a todos los que salen en esas noticias que hagan el bien, porque los ticos somos buenos y tenemos valores. Quizás en el mundo de las ideas y la filosofía eso sea suficiente; sin embargo, usted y yo sabemos que, en nuestra tiquicia, filosofar y tener muchas leyes no es suficiente.

Buscar culpables y poner castigos es la medida que han abordado tradicionalmente nuestros legisladores. ¡Medidas totalmente necesarias, pero muy lentas!

Los castigos son para resolver el pasado; también necesitamos trabajar en el presente y el futuro.

Si trabajamos en “Hacer el Bien”:

Debemos tener medidas hacia el presente y el futuro, que nos ayuden a evitar conductas que consideramos incorrectas como sociedad. Se trata de tomar decisiones oportunas para evitar que se repitan estas desdichadas historias de mal uso de fondos y ejecución ineficiente; debemos tener datos frecuentemente con métricas y transparencia en la ejecución.

Existen marcos de trabajo y metodologías conocidas como “Ágiles” o “Agile”: tienen como base fundamental la entrega de valor a los beneficiarios finales en periodos cortos de tiempo, la transparencia en los datos, la colaboración y permiten que todos los interesados de un proyecto puedan observar y dar retroalimentación para tomar decisiones oportunamente.

Existen muchas herramientas digitales que pueden dar acceso a observadores sobre el avance de los proyectos y el uso del tiempo, dinero e incluso equipos de trabajo. Como ciudadanos, merecemos saber cómo se administra y ejecuta lo que nos prometen; con la tecnología actual, no hay excusa para no tener acceso constante y métricas claras y sencillas.

Por último, y no menos importante, la segunda parte de la definición, “Nuestros Valores”:

Tenemos en esta área una crisis muy fuerte que empieza desde nuestras familias, se empeora aún más en las escuelas, colegios y, lamentablemente, también en las instituciones.

Debemos trabajar fuerte y conscientemente en qué significa servir, hacer hincapié tanto en la función pública como en el sector privado, porque una sociedad sana requiere de ambos lados.

Requerimos respeto, integridad y volver a educar en estos valores a las instituciones, medir y fomentar conductas de honestidad, compromiso y trabajo. La famosa lucha tenaz que recordamos en nuestro himno nacional, la sencillez, pero con prestigio, estima y honor.

Aún tenemos problemas de ética en Costa Rica, porque como sociedad hemos permitido que la mediocridad y el temor se apoderen de nuestra toma de decisiones y hemos dejado de defender y reclamar lo que es legítimamente nuestro.

Es hora de invertir en promover y medir comportamientos éticos en nuestras organizaciones y tomar acciones con quienes simplemente no modifiquen su conducta.

Es hora de prestar más atención a la información de cómo se administra nuestro patrimonio y dar el ejemplo a las futuras generaciones de que se puede vivir tranquilos, en paz y ¡Pura Vida! Sin que eso signifique “hacerse el tonto” para no reclamar lo que por derecho es nuestro.






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.