Enviar
A dos años de gestión, Oscar Arias considera como su mayor logro haberle devuelto la confianza al país
“Por lo menos hemos enderezado el barco”

• Mandatario reconoció el infructuoso trabajo en materia de seguridad y apuesta a revertirlo en los próximos dos años
• En lo que resta de su administración Arias aseguró que seguirá prestando atención a lo social

Luis Alberto Muñoz y Carlos Jesús Mora
[email protected]
[email protected]

En el salón que precede al despacho del Presidente de la República todo parece andar igual, en las paredes cuelgan aún los mismos cuadros de paisajes de artistas nacionales. De pronto se abre la puerta y dentro de su oficina sí se perciben algunos cambios.
Los retratos de los presidentes heredianos Alfredo González y Cleto González siguen ahí, detrás del escritorio del Presidente; pero los estantes y libreros de su oficina han acumulado más fotografías. A las más descoloridas —las de su pasada administración— se han sumando los más recientes recuerdos de sus giras por el mundo.
Pudimos distinguir al mandatario posando con Angela Merkel, canciller alemana; con Condoleezza Rice, secretaria de Estado de Estados Unidos; Michelle Bachelet, presidenta de Chile, y con amigos más cercanos como Francisco Antonio Pacheco, presidente del Congreso, y Mayi Antillón, jefa de fracción de Liberación Nacional.

— Adelante, ¿es necesario que me ponga saco?

—Cómo usted guste, don Oscar.

Durante 45 minutos LA REPUBLICA conversó con el presidente Oscar Arias sobre sus dos años de gestión, su percepción sobre su trabajo, experiencias y decisiones controversiales de estos 23 meses. De igual manera, sus proyecciones para la segunda mitad de su administración.

En la última encuesta de CID-Gallup para LA REPUBLICA, usted figura como el presidente más popular de la historia, incluso rompiendo su propio récord de popularidad. ¿Cómo se siente al respecto?

Estoy muy agradecido con los costarricenses, la
verdad este es un pueblo muy generoso.
Quiero guardar siempre los recuerdos gratos, como cuando el 8 de mayo de 1990, literalmente miles de costarricenses frente a mi casa me gritaban: no entregue, no entregue…, mientras caminaba hacia el Estadio Nacional.
Este respaldo de ahora es un reconocimiento de que por lo menos hemos enderezado el barco, sabemos hacia dónde vamos, qué es lo que queremos y cómo llegar hasta ese puerto.
Lo he dicho reiteradamente, lo más importante en estos 23 meses es haberles devuelto la confianza a los costarricenses de que tenemos un equipo de Gobierno que solo piensa en mejorarles la calidad de vida y que le hemos hecho una guerra a la corrupción.

En las encuestas, los costarricenses lo que más le agradecen ha sido su agenda social. ¿Considera usted que ha logrado devolverle el enfoque social que por muchos años los costarricenses le han reclamado al Gobierno?

La queja venía porque no se disminuía la pobreza y nosotros la disminuimos en un 3,5%; el quintil más bajo, el más pobre, fue el que mejoró.
El aumento en las pensiones del régimen no contributivo, el programa Avancemos y que tengamos la tasa de desempleo más baja de América Latina nos ha ayudado mucho.
Sin embargo, la inflación sigue siendo la problemática; el precio de los alimentos y el petróleo que no sabemos hasta dónde va a llegar y a dónde nos va llevar.

En lo social. ¿Qué se propone hacer para los próximos dos años?
Continuar con lo que estamos haciendo, el reto es disminuir la inflación, apoyar el programa Avancemos, y aumentar las pensiones, vamos a anunciar un nuevo aumento pronto.
Pienso además que debemos mejorar la competitividad de Costa Rica, eso requiere gastar más en puertos y carreteras; para eso vamos a concesionar el Puerto de Limón y la carretera a San Ramón.
Vamos a repartir ¢26 mil millones en las municipalidades, porque queremos darles más recursos.

¿Cuál debería ser el enfoque de educación para Costa Rica?
Hay que hacer un gran esfuerzo por mejorar la calidad esto es lo que hace que Finlandia tenga la mejor educación en el mundo.

Los países que han reducido la brecha digital han logrado mejorar sus condiciones de vida y desarrollo. ¿Qué debe hacer Costa Rica respecto a este tema?
Nosotros anunciamos con bombos y platillos un programa para dotar de computadoras a todos nuestros educadores, pero no ha sido aprovechada. Por otra parte, hemos creado centros inteligentes en todas las comunidades.

En relación con el medio ambiente. ¿Cómo podemos lograr que la imagen ecológica de Costa Rica no se convierta solo en una vacía campaña publicitaria hacia el exterior?
Yo no sé por qué los costarricenses queremos quitarnos méritos; sería muy malo que nos volvamos arrogantes y soberbios de que somos los mejores, pero no veo por qué el deseo de quitarnos méritos.
Cuando dos universidades como Yale y Columbia toman una serie de variables para hacer un análisis lo más objetivo posible y resulta que nosotros somos el primer país en vías de desarrollo en el campo de la protección al medio ambiente, entonces la queja es que no sabemos qué hacer con los desechos sólidos, que no recogemos bien la basura y que tenemos algunos ríos contaminados, lo cual es cierto, pero esto no demerita lo otro.
Que tengamos como meta para 2021 que las emisiones de carbono sean neutrales, a la par de Noruega y Nueva Zelanda, es algo que nos engrandece, claro que queda mucho por hacer.
A mí me produce cierta tristeza que si nos visitan 2 millones de turistas anualmente para apreciar nuestros parques nacionales, nosotros estemos siempre insistiendo en que no merecemos ser ubicados en el quinto lugar en el mundo en el campo de la protección ambiental.

¿Debe Costa Rica tomar un brazo más duro contra las inversiones turísticas que irrespetan el ambiente?
Sí, porque no hacerlo sería matar la gallina de los huevos de oro; el desarrollo de Costa Rica será verde o no será, lo dije en toda la campaña y la Ministra de Salud cuenta con todo mi apoyo; se cerrarán todos los hoteles que haya que cerrar, si no cumplen con los requisitos.

El turismo ha traído mayor prostitución, prueba de ello es Jacó, Tamarindo y Liberia así como el centro de la capital. ¿Cómo se debe contrarrestar esa imagen y qué tipo de turismo debe buscar Costa Rica para el futuro?
El turismo que se está desarrollando en este país es para gente que aprecie lo que Costa Rica le puede ofrecer. Aquí no vienen turistas a jugar en casinos, tampoco vienen a buscar niñas como cuando van a Cuba. Llegan a jugar golf, vienen a nuestros parques nacionales, nuestras playas; todo esto es caro, por lo que el producto que hay que darles debe ser de mucha calidad. Yo no quiero hacer de mi país un Cancún, no quiero hacer de Guanacaste un Marbella.

En cuanto a la agenda internacional, el volver a ocupar un escaño en el Consejo de Seguridad ha sido uno de los logros más relevantes de su Gobierno en materia de política exterior. ¿Qué papel está jugando Costa Rica en este Consejo en materia de proliferación de armas y varios conflictos analizados a lo interno de esta instancia?
Como cosa anecdótica, a mí me llamó Leonel Fernández para decirme que República Dominicana nunca había estado en el Consejo de Seguridad y que ya Costa Rica había estado, que le diéramos la oportunidad; yo le dije que no, que mejor se retirara su país, para que no perdiera.
Es un lindo reconocimiento el que hubiéramos ganado.
Ahí está uno de los proyectos más queridos por mí, el Tratado de Comercio de Armas, que yo impulsé con varios premios Nobel de la Paz; lo lanzamos en Nueva York y que acogió la Fundación Arias para la Paz.
Hemos abierto relaciones como con 15 países nuevos, lo primero que hicimos fue salirnos de la coalición vergonzosa en Irak, que solo sirvió para que nos ridiculizara todo el mundo.
El reconocimiento de China fue algo que yo debí hacer hace 20 años, pero no pude hacerlo.
Algo que acabamos de hacer, que es polémico, es el apoyo al Estado Palestino, algunos me preguntan por qué lo reconocemos si todavía no se ha creado. Yo les digo que lo reconocemos para impulsar su creación, al igual que el Vaticano.
Desde que se fundó el Estado de Israel se habló de la creación del Estado Palestino, solo que no ha habido voluntad para hacerlo.

En ese sentido, ¿cuál considera que debe ser la relación de Costa Rica con el mundo árabe?
Con países árabes moderados, me parece que no podemos ignorarlos.

Los países desarrollados insisten mucho en ver a Centroamérica como una sola región económica. ¿Cree usted en la integración económica del istmo?
A nivel económico hemos avanzado mucho y llegará el día en que tendremos una unión aduanera; como lo hemos hablado, a nivel político, ninguno.
Yo he sido muy claro con los colegas centroamericanos en que el Parlamento Centroamericano está excluido, que no nos vamos a unir, de igual manera que les hemos dicho a los europeos de que no insistan en que todos tengamos que ser parte de la Corte Penal Internacional.

Estados Unidos es nuestro principal socio comercial y ahora pasa por una recesión económica. ¿Qué impacto puede tener esta recesión para Costa Rica?
Esa recesión ciertamente sí nos va afectar, pues además de ser Estados Unidos nuestro principal socio comercial, son los turistas estadounidenses quienes más nos visitan, como de igual forma son los inversionistas norteamericanos los que más invierten en Costa Rica.
Ciertamente todo el esfuerzo que está haciendo George W. Bush por devolverle impuestos para que el norteamericano gaste más y consuma más, no será suficiente.
Va a ser muy difícil, yo creo que tenemos que aceptar que el crecimiento será menor y que se va a sentir un deterioro en el nivel de empleo.

De las maquilas a los call centers. ¿Cuál es el siguiente paso que debe buscar el país en cuanto a inversión extranjera?
El de los servicios, industria de alta tecnología y biotecnología. Si llegamos a tener un Acuerdo de Asociación con los europeos en el primer semestre de 2009, la expansión del mercado costarricense va a ser muy grande, el mercado europeo es de 500 millones de habitantes.

Entremos en el tema que más preocupa a los costarricenses. Aparte de aumentar policías y recursos, ¿cuál será su estrategia para devolverles la paz?
Eso pregúntenselo a Janina ahora (risas).
Yo creo que en muchas cosas hemos sido muy exitosos y en otras no tanto.
Hemos sido exitosos en capturas de drogas, destruir redes en barrios y comunidades, pero no será suficiente con 4 mil policías.
Hemos fallado en combatir la delincuencia, en disminuir los asaltos, los crímenes y los robos.
Yo sé que mal de muchos, consuelo de tontos; pero los homicidios en el resto de Centroamérica son ocho veces más que aquí.
Fue un error despenalizar los hurtos y convertirlos en contravenciones.

¿Habrá superado el hampa la capacidad de reacción del Estado?
Hay que coger algunos de estos grupos organizados, hay que agarrarlos, con más inteligencia y preparación.
Ver comentarios