Enviar
POR FAVOR… SILENCIO

GAPARI


Rafael Nadal nunca podrá olvidar 2008. Fue el año de su cuarto Roland Garros, su primer Wimbledon —en una final inolvidable ante Roger Federer— y su posterior consagración como número uno del mundo.
A los 22 años, el español mostró un notable crecimiento en su juego y se volvió el karma del suizo, quien parecía imbatible. Además conquistó el oro olímpico en los Juegos de Beijing.
El final de la temporada fue la nota negativa del mallorquín, que decidió no participar de la Copa Masters de Shanghai y también se automarginó de la final de la Copa Davis ante Argentina.

En el circuito femenino, el retiro sorpresivo de la belga Justine Henin, por entonces N° 1 del mundo, le abrió el camino a la serbia Jelena Jankovic para conquistar la cima del ranking WTA. Pero la travesía no fue sencilla.
Sin Henin, el trono femenino quedó acéfalo de reina indiscutida. Maria Sharapova, Ana Ivanovic, Serena Williams y Jankovic se repartieron el trono hasta que ésta última se afianzó en la cima ganando el torneo de Moscú.
La tenista de Belgrado, de 23 años, conquistó durante 2008 cuatro títulos (Roma, Beijing, Stuttgart, Moscú) y llegó a su primera final de Grand Slam, en el US Open, cuando cayó ante Serena Williams.

La disputa de la Ensaladera de Plata fue noticia.
Sin Rafa Nadal, en Buenos Aires y en una superficie rápida, España ganó su tercera Copa Davis, la primera en condición de visitante.
Feliciano López se jugó el partido de su vida ante Juan Martín del Potro, y cerró un Verdasco muy sólido.
Y, hablando de Del Potro, 2008 se convirtió en el año de su explosión profesional, su salto de calidad.
El tenista de Tandil, estaba 65° del ranking promediando el mes de julio cuando llegó su gran momento y amarró cuatro títulos casi consecutivos: Stuttgart, Kitbuhel (Austria), Los Angeles y Washington.

Finalmente, analizar que el número uno del mundo parece que dejará de ser una cuestión entre Nadal y Federer. Novak Djokovic y Andy Murray se afianzaron en el 3° y 4° lugar del ranking y no se conforman.
El serbio pegó el salto en el arranque de la temporada, al ganar el Abierto de Australia y completó el año ganando la Copa Masters de Shanghai. En el medio, ganó el Masters Series de Indian Wells y el de Roma.
También habrá que considerar a Murray.
El escocés conquistó cinco títulos: los Masters Series (Cincinnati y Madrid), mas su primera final de Grand Slam, en el US Open. Jugó además su primera Copa Masters.
La pelea por el trono promete ser apasionante.
Ver comentarios