Enviar

Costa Rica puede ser número uno en el mundo en salud pública, si surge la voluntad política para ello


Políticas que dañan a los habitantes


¿Si somos el cuarto país del mundo con mejor inversión en salud, por qué los enfermos asegurados son enviados a listas de espera en donde se empeora su estado o mueren sin atención?
El sistema de salud nacional también fue catalogado como el cuarto mejor del mundo por el Índice Global de Retiro, de International Living.
El estudio se nutre de datos del Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud, tal como lo informa un ranking publicado por este medio ayer.
¿Entonces? ¿Qué es lo que pasa?
Lo hemos dicho muchas veces. Se trata de mala administración de la institución al punto de poner en serio peligro sus finanzas y desatender lo que la ley le manda: atención en salud oportuna y de calidad a los asegurados y un sistema sostenible de pensiones.
La mala administración de la CCSS llegó a extremos de no solo dejar de cobrar las cuotas obrero - patronales como se debe, sino que en la administración anterior se le perdonó al Gobierno una importante cantidad de dinero del que este le adeuda.
Dinero que nadie puede perdonar a nadie puesto que les corresponde a los asegurados.
Además, ¿dónde quedan acumulados los dineros que mes a mes se les rebaja a los asegurados de sus salarios y que no llegan a la Caja acompañados de la debida cuota patronal?
Una serie de vicios que deberán ser corregidos con urgencia impiden a los hospitales y otros centros de salud de la Caja dar los excelentes servicios que podrían.
Carencias en infraestructura, equipamiento, personal médico y técnico. No es un secreto para nadie que la población del país aumentó pero no lo hicieron nunca la capacidad instalada y el debido personal en los centros de salud.
Los costarricenses tienen claro lo que ocurre. Por eso, saben que es la voluntad política lo que falta y reclamarán lo que les corresponde.
Los beneficiados seremos todos. No hay país que pueda desarrollarse y progresar con una población enferma o sin buena educación.
Además de sanear la administración de la Caja, hay otras políticas que coadyuvarían a su mejor financiamiento y que se deben impulsar.
Por ejemplo, el empeño por aumentar el empleo formal. Deberán crearse mecanismos para lograrlo porque con ello no solo mejoran las finanzas de la Caja sino el país en general.
Pero a lo interno de la Caja, habrán de revisarse aspectos como la cantidad de plazas administrativas y el rendimiento de las mismas.
En la administración anterior se elevó en 11 mil el número de plazas, la mayoría de las cuales fueron a parar a oficinas administrativas, en vez de dirigirlas a los servicios de salud.
Costa Rica puede ser número uno en el mundo en salud pública, si surge la voluntad política para ello.
 

Ver comentarios