Enviar
Al menos 70 miembros de la Fuerza Pública se desplazaron ante supuesta invasión de militares nicaragüenses
Policía tica toma margen del río San Juan
Vecino del norte desmiente violación a la soberanía costarricense por dragado en el cauce

La posibilidad de que militares nicaragüenses estén invadiendo territorio nacional provocó que al menos 70 oficiales de la Fuerza Pública se desplazaran el viernes por la mañana a la ribera costarricense del río San Juan.
La presencia de los policías no solo es para resguardar la zona ante una eventual invasión de soldados de Nicaragua, sino también para prevenir que presuntamente se viole la soberanía nacional.
Esto en razón de que el jueves pasado José María Tijerino, ministro de Seguridad, y Marta Núñez, canciller en ejercicio —tras una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional—, denunciaron que se están depositando sedimentos en territorio nacional, producto de los trabajos de limpieza que se realizan en el cauce.
“Enviamos fuerzas policiales al sitio, en cumplimiento de los deberes que nos impone la Constitución, que es resguardar la soberanía y garantizar la paz y tranquilidad de los habitantes”, explicó Tijerino.
Las declaraciones del Ministro de Seguridad fueron secundadas por la presidenta Laura Chinchilla, quien aseveró que el envío de oficiales es meramente para prevenir que el dragado no afecte al país.
La presencia de unos 70 miembros de la Fuerza Pública en esa región se mantendrá hasta que el Gobierno considere oportuno sacarlos del lugar, donde no existe seguridad de forma permanente, ya que la mayoría del territorio son humedades de difícil acceso.
Asimismo, no se descarta que en los próximos días aumente el número de policías enviados.
Junto a los oficiales, visitarán la región limítrofe miembros de la Cruz Roja y zapadores que inspeccionarán el lugar.
Sin embargo, la presunta violación a la soberanía es cuestionada por Edén Pastora, quien encabeza los trabajos de dragado en el río.
A juicio del ex comandante, no se invadió ilegalmente suelo costarricense, pues dichas tierras forman parte del territorio de Nicaragua, de acuerdo con el Laudo Cleveland y el Tratado Cañas-Jerez.
“Lo que pasa es que ellos (los costarricenses) no se han tomado la molestia de leer y estudiar el Laudo Cleveland, ni el Tratado Jerez-Cañas, ni se han tomado la molestia de ver por dónde corría el río San Juan en 1855”, manifestó Pastora, al diario nicaragüense La Prensa.
De igual forma, Oscar Balladares, general del ejército de Nicaragua, desmintió que sus soldados hayan violado la soberanía nacional y que en la zona se encuentra el mismo número de efectivos, quienes lo único que están haciendo es acompañar el proceso de dragado.
De momento, Costa Rica remitió una misiva en son de protesta a las autoridades de Managua para que detengan los trabajos que presuntamente están afectando la soberanía.

Natasha Cambronero
[email protected]
Ver comentarios