Enviar
Polémica por Constitución arde en Bolivia

Seis regiones bolivianas ven a huelga hoy

La Paz
EFE

Seis de los nueve departamentos de Bolivia vivirán hoy una jornada de huelga con manifestaciones y bloqueos contra el proyecto de Constitución del presidente Evo Morales, en medio de un clima de confrontación y violencia.
La huelga, según sus convocantes, paralizará los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija, Cochabamba y Chuquisaca, que abarcan más de dos tercios del país y donde hay un fuerte liderazgo opositor en los sectores político, cívico y empresarial.
Los líderes de esas regiones desconocieron la nueva Carta Magna aprobada, en primera instancia, por el gubernamental Movimiento Al Socialismo (MAS) y sus aliados, recluidos en instalaciones militares de Sucre, en ausencia de la oposición, y en un clima de violencia que dejó tres muertos y 300 heridos.
El portavoz del presidente Morales, Alex Contreras, tildó ayer el paro “de político y partidario, que defiende la política neoliberal”, e insistió en que no puede ser considerado “cívico”, como proclaman los dirigentes de esas regiones, que suman el 58% de los casi diez millones de bolivianos.
El proyecto de Carta Magna aprobado el sábado pasado en Sucre incluye derechos exclusivos para los que llama “naciones y pueblos indígenas, originarios y campesinos”, según una versión extraoficial del nuevo texto publicada ayer por el diario paceño La Prensa.
Entre otros derechos de los indígenas, que no tendrán el resto de los bolivianos, están “la libre determinación y territorialidad”, aunque “en el marco de la unidad del Estado”, así como la protección de sus lugares sagrados.
La oposición ha criticado que el texto constitucional, aprobado a mano alzada por 136 votos, de 255 constituyentes electos en 2006, ignora a la mitad del país, dado que el partido de Morales ganó esos comicios con solo el 50,7% de los sufragios. Los dirigentes de las regiones opositoras que van a la huelga también respaldaron la demanda de Chuquisaca de que su cabecera, Sucre, sea la capital efectiva y no solo oficial del país.
Sucre, donde reside el Poder Judicial, se enfrenta por este tema a La Paz, que alberga a los poderes Ejecutivo y Legislativo.
Morales dio el lunes una muestra de su poder de convocatoria en La Paz, donde encabezó una manifestación de apoyo a la Constitución aprobada y a un proyecto de ley para pagar una renta para mayores de 60 años.
Paralelamente, en la rica región de Santa Cruz (oriente) otra manifestación también de multitudes se reunió para ratificar su rechazo a la nueva Constitución y su decisión de avanzar en su proceso autonómico, en alianza con Tarija, Beni y Pando.
Los opositores han acusado al mandatario izquierdista de ser responsable de la violencia desatada durante tres días en Sucre y de los muertos y heridos producidos durante los enfrentamientos entre civiles y las fuerzas de seguridad.
El portavoz presidencial replicó ayer que todas esas acusaciones son parte de “un plan” para “satanizar y estigmatizar” a Morales, cuyo gobierno está dispuesto a investigar la causa de los decesos.
Agregó que los gobernadores y otros dirigentes de las regiones citadas están tomando resoluciones “antidemocráticas” y que las organizaciones indígenas y campesinas no secundarán las movilizaciones ni las demás medidas de presión programadas para hoy.
La legislación vigente establece que la nueva Carta Magna debe ser aprobada artículo por artículo y luego en revisión, antes de ser sometida a un referendo para que entre en vigor, aunque todavía se desconoce cuándo se reunirá otra vez la Asamblea.
La presidenta del foro, la indígena quechua Silvia Lazarte, está internada en una clínica de La Paz, delicada de salud por un mal pulmonar, anunció el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, citado por la Agencia Boliviana de Información (ABI, estatal).
Lazarte ya fue hospitalizada por la misma enfermedad hace cuatro meses y entonces fue atendida por médicos cubanos, indicó ABI.
Sucre volvió a la calma casi totalmente, aunque los bancos aún no han abierto sus puertas, ante la ausencia de policías.
El gobierno anunció ayer que preparará las condiciones del retorno de los agentes que abandonaron la ciudad el domingo en medio de los disturbios.

Ver comentarios