Enviar

Somos el tercer país en sostenibilidad en el mundo y la costarricense Christiana Figueres será la nueva secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Una oportunidad que no podemos dejar pasar

Podemos liderar la defensa del ambiente

Las noticias siguen poniendo a Costa Rica en las vitrinas mundiales de la prensa cuando de ambiente se trata. El Indice de Desempeño Ambiental 2010 realizado por el Centro de Políticas y Leyes Ambientales de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, hizo público un listado que ubica al país como el tercero en sostenibilidad en el mundo.
Los buenos pasos que llevaron a Costa Rica a obtener condiciones para una imagen global destacada en desempeño ambiental se dieron desde mediados del siglo pasado. Políticos visionarios supieron prever la importancia de conservar la riqueza natural y crearon parques y reservas para proteger el bosque y el agua.
Como todo en la vida, las situaciones se dan por disposiciones humanas y en esto la cultura costarricense tiene el amor a la naturaleza como uno de sus principales rasgos, pero toca a sus gobernantes la toma de decisiones.
Por ello, así como otrora políticos destacados se sintieron motivados a crear leyes de protección a nuestra riqueza natural, corresponde a los gobernantes de hoy las medidas para continuar la obra.
El tema de la protección del ambiente llevó a la costarricense Christiana Figueres a trabajar en ese ámbito. Hija de José Figueres Ferrer, será ahora la nueva secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en sustitución del holandés Yvo de Boer, según anunció Martin Nesirky, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.
Figueres es una reconocida experta internacional en materia de calentamiento global. La Sociedad National Geographic le otorgó el Premio Héroe del Planeta en 2001. Su preparación académica incluye una maestría en la London School of Economics y un Certificado en Desarrollo Institucional de la Universidad de Georgetown.
Por sus conocimientos y liderazgo era una persona indicada para asumir la delicada tarea que tendrá a partir del 1º de julio, fecha en que abandona ese cargo el holandés Yvo de Boer.
La tarea a la que se enfrentará Figueres es de gran dimensión y trascendencia, puesto que deberá encontrar fórmulas eficaces para lograr compromisos reales con miras a que estos se cumplan en sustitución a los fracasos de la Cumbre de Copenhague y ante la evidente falta de voluntad de las naciones más grandes y ricas para asumir la responsabilidad en esta materia.
Un nuevo logro de este país que, a lo interno, deberá seguir haciendo la tarea y manteniendo coherencia con la imagen internacional que crece en materia ambiental. Una oportunidad que Costa Rica no puede desperdiciar.
Ver comentarios