Enviar
Martes 13 Abril, 2010


Para hacer frente al desafío de la pobreza es necesario crear más empleos, que le den a nuestra clase trabajadora mayor poder adquisitivo, y estabilidad para el bienestar de la sociedad y sus familias

Pobreza, actitud y desarrollo

La pobreza es un mal social que tiende a incrementarse en lugar de disminuir. Cada año en Latinoamérica hay más pobres y esta condición atenta contra los derechos humanos y coloca a un gran número de personas afectadas en situación de constante desasosiego social, comprometiendo la estabilidad democrática.
No obstante, en muchos países pobres, los individuos, sus familias y sus comunidades esperan de quienes ejercen puestos de autoridad pública y privada, decisiones que les permitan tener una oportunidad justa de acceder a un empleo de calidad. En Costa Rica el gobierno del Dr. Oscar Arias ha intentado combatir la pobreza regalando, dinero, comida, ropa y techo.
Esta claro, que para hacer frente al desafío de la pobreza es necesario crear más empleos, que le den a nuestra clase trabajadora mayor poder adquisitivo, y estabilidad para el bienestar de la sociedad y sus familias.
El problema de la pobreza es que ha venido agobiando a los pueblos por décadas y en una trayectoria creciente que amenaza con alcanzar niveles insospechados.
La lucha contra la pobreza tiene que ser enérgica y debe comenzar mejorando la calidad de la educación, así como la cobertura en los niveles secundarios y terciarios, además de impulsar e incentivar inversiones en infraestructura para beneficiar regiones rezagadas.
Es necesario cambiar los paradigmas y reconocer que el empleo y la promoción de empresas generadoras de empleo es el mejor camino para escapar de la pobreza.
Debemos enfocarnos en las inversiones y la iniciativa empresarial, el empleo, la generación de ingresos, no es posible erradicar la pobreza si la economía no genera oportunidades de inversión, desarrollo empresarial, creación de puestos de trabajo y medios de vida sostenibles.
La cuestión de la riqueza de los países ya viene siendo discutida desde que Adam Smith la abordó en su obra más conocida popularmente como la “Riqueza de las Naciones”; en ella demostró que la riqueza de los países dependía del interés de los individuos que movidos por su propio interés, sin proponérselo lograban el bienestar de los demás.
Para salir de la pobreza los países pobres, y específicamente Costa Rica deben aumentar su productividad per cápita y tener un crecimiento sostenido que solo se consigue con inversiones en capital físico, buenas instituciones, educación y formación profesional de la mano de obra y progreso tecnológico.
Finalmente, estos son algunos indicadores que hay que mejorar para reducir la pobreza: 1. Educación: es necesaria para la obtención de información y conocimientos. 2. Productividad: sencillamente hay que producir más. 3. Apatía: la gente pierde interés en la cuestión pública, 4. Corrupción: significa que los recursos destinados a servicios y prestaciones comunitarias se desvían al bolsillo privado y, 5. Dependencia: es el resultado de recibir ayuda estatal permanente.

Luis Fernando Allen Forbes
Director Ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare