PLN sería aliado clave para aprobar nuevos impuestos
Sin los votos del PLN, el Gobierno no lograría sumar los 38 que se requieren para aprobar nuevos tributos. La oposición ve señales de que los verdiblancos están dispuestos a votar tributos. Cortesía/La República
Enviar

201604121956340.rec.jpg
Líderes sindicales, empresarios y varios partidos de oposición ven a Liberación Nacional proclive a aprobar los nuevos impuestos que quiere el Gobierno.
Varias señales dadas por los verdiblancos en los últimos meses, confirmarían un cambio de actitud en ese partido, que pasó de ser un crítico acérrimo, a un aliado en temas fiscales de Zapote.
El respaldo al presupuesto de este año, así como la intención de aprobar la creación de un registro de accionistas con los beneficiarios finales de las empresas, son algunas de las señales dadas por el PLN, así como las “constantes” reuniones con la bancada oficialista del PAC y el Frente Amplio en la Asamblea, dijo Rosibel Ramos, diputada del PUSC.
Otra actitud que mostraría el cambio en Liberación, es la negativa de los verdiblancos a firmar un acuerdo político con todas las fracciones de oposición, para crear una comisión especial que dictamine y apruebe en un plazo fijo, varios proyectos para limitar el salario público y las pensiones con cargo al presupuesto.
En principio, el cambio de actitud se justifica en que Liberación hace cálculos electorales y ha llegado a la conclusión, “que sin nuevos impuestos, no es una ganga gobernar en 2018”, según representantes de sindicatos.
“En Liberación ya se ven ganadores de las elecciones de 2018 y comprenden que sin el ajuste fiscal que propone el IVA y la renta, gobernar no es ninguna ganga, por lo que ya han empezado a sembrar para el próximo gobierno. Su cambio de actitud es un oportunismo político y no una convicción por una mejor Costa Rica”, dijo Albino Vargas, secretario de la ANEP.
Los empresarios también tienen la percepción de que Liberación ha cambiado en las últimas semanas, por lo que ya no les sorprendería que diera sus votos para aprobar los tributos, que ayudarían en principio a reducir el déficit fiscal que ya asciende a un 6,2% del PIB.
Para el Gobierno, el respaldo del PLN es de vital importancia, ya que sin este, no podría sumar los 38 votos que se necesitan en el plenario para aprobar los gravámenes.
“Desde hace tiempo venimos sintiendo cada vez más fuerte ese cálculo político del PLN y nos parece, que de ahora en adelante esa va a ser la tónica en el Congreso por parte de ese partido”, indicó Rónald Jiménez, presidente de la Uccaep.
En los últimos días, Luis Guillermo Solís, así como varios integrantes de su equipo económico han advertido sobre las consecuencias para Costa Rica, en caso de que no se apruebe el plan fiscal, anunciando recortes en programas sociales y eventuales ajustes “más dramáticos” en cuanto a tributos si no se hace algo.
La actitud del Gobierno parece complacer a Julio Rojas, jefe del PLN, quien solicitó a inicios de año, que “el costo político de la reforma” corriera por cuenta de Zapote.
Mientras tanto, los verdiblancos toman distancia de las acusaciones, ya que según ellos, no han pactado absolutamente nada con Zapote en este tema.
Asimismo, reclaman la contención del gasto público como requisito indispensable.
“No hay señales de nada. El PLN no ha realizado ninguna conversación sobre impuestos, porque exigimos primero que se reduzca el presupuesto vigente, que se contenga el gasto y que haya respeto para el PLN. Quienes promueven esta mentira están pensando más bien en el 1° de mayo y cambio de directorio”, dijo Rolando González, diputado del PLN.


 



Ver comentarios