PLN con frágil control
El nuevo presidente del Congreso lleva sangre guanacasteca en las venas. Se trata de Luis Fernando Mendoza, legislador del PLN que surgió de manera sorpresiva en las tiendas verdiblancas. Esteban Monge/La República
Enviar

Resentimiento y división interna podrían afectar trabajo

PLN con frágil control

Retoma Liberación poder en Congreso con diputado de bajo perfil

Tras dos años de no dirigir la Asamblea Legislativa, Liberación Nacional retomó ayer el control en Cuesta de Moras.

201305012304090.n33.jpg
De la mano del diputado Luis Fernando Mendoza, quien lleva sangre guanacasteca en las venas y es amante de la monta de toros y las corridas, el PLN se aseguró la dirección de las diversas comisiones y el Plenario.

No obstante, ese poder será limitado durante el último año de gobierno.
Las divisiones internas y los resentimientos que se generaron antes del 1° de mayo, dejaron heridas sangrantes en el PLN.
Aunque ayer todo era algarabía en las filas verdiblancas —por repartir todos los puestos del directorio con sus aliados—, lo cierto del caso es que la presidenta Laura Chinchilla y los hermanos Óscar y Rodrigo Arias frenaron el ímpetu del candidato del PLN Johnny Araya.
Este, quería imponer a Luis Gerardo Villanueva como presidente de la Asamblea; sin embargo, una supuesta traición del legislador por Cartago a Rodrigo Arias cuando este era precandidato, le costó el puesto ayer.
Los diputados fieles a los hermanos Arias amenazaron la última semana con dividir la fracción si Villanueva era el presidente, por lo que la mandataria Chinchilla prefirió dejarlo fuera del ring para garantizar la gobernabilidad.
En ese sentido, Johnny Araya tuvo que conformarse con un premio de consolación, cuando la fracción nombró a una de sus fichas en la jefatura de fracción. Se trata del politólogo Edgardo Araya.
Por otra parte, el don de gentes del nuevo jerarca legislativo y su capacidad para improvisar retahílas —virtud ya probada en ocasiones anteriores—, no son los atributos esenciales para dirigir un Congreso complicado en un año preelectoral.
Durante los tres años anteriores, Mendoza ha sido un legislador de bajo perfil, cuyo mérito principal fue dirigir la comisión de financiamiento de partidos políticos. Ese foro, no llegó a ninguna parte tras casi un año de investigación.
Asimismo, fue subjefe de fracción a la sombra de Villanueva, tras el desastre del aumentazo salarial de los diputados.
También se le recuerda por impulsar a finales de 2011 un proyecto de ley para que el INS cubriera con una póliza de seguros a todos los montadores y toreros improvisados que participaran en festejos populares. La iniciativa, evidentemente fracasó.
En el otro lado de la balanza, habrá que ver si los 18 años de experiencia en el Congreso como asesor legislativo y su lealtad compartida a la Presidenta y a los hermanos Arias, le darán buenos réditos. El nuevo Presidente del Congreso es politólogo y tiene estudios avanzados de economía.
Mendoza llega al poder gracias a los votos del PLN, el PASE, Renovación Costarricense y Restauración Nacional.
A ellos, se sumó el apoyo de los legisladores del Movimiento Libertario Adonay Enríquez y Ernesto Chavarría.
Este último no pudo contener la alegría de que un coterráneo fuera electo en ese cargo y mientras otros diputados felicitaban a Mendoza, él blandía una pequeña bandera guanacasteca.
Tras ser electo, Mendoza se comprometió a dar lo mejor de sí e impulsar el diálogo como primera medida.
“Quiero tener las puertas abiertas para todos los diputados, sin importar si trabajo 12, 13 o más horas. Es cierto que no he tenido tanta presencia en los medios, pero mi trabajo sí se puede rastrear. Una de mis principales tareas será promover un debate profundo, pues he visto como ha venido a menos”, indicó Mendoza.
A Mendoza lo acompañarán Carlos Avendaño, de Restauración Nacional, en la vicepresidencia, y Martín Monestel, del PASE, en la primera secretaría, mientras que en la segunda secretaría estará Annie Saborío del PLN.
El directorio legislativo lo terminan de conformar Justo Orozco, de Renovación Costarricense, y la liberacionista Elibeth Venegas.
En el caso de Orozco fue necesario que se agregara un voto en blanco a su postulación para ser electo como primer prosecretario.

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios