Enviar
Puente sobre el Virilla irá a nueva reparación este fin de semana por desprendimiento de material
Platina sigue sacando roncha
Estudio descarta que problema se deba a problemas en el concreto

No hay forma de que los ingenieros a cargo de la reparación del puente sobre el río Virilla, en la ruta General Cañas, puedan entregar la obra debidamente terminada.
Dos años después de que iniciaron los trabajos para subsanar el desprendimiento de un pedazo de platina que se produjo en la parte este de la estructura en el sentido entre San José y Alajuela, aún no hay una solución a la vista.
Lo que sí está a la vista, pero de los conductores, es un nuevo daño que presenta el piso del puente a pesar de que hace cuatro meses se invirtieron unos $3 millones para sustituirlo por tecnología de punta, según dijeron las autoridades viales.
Los grandes afectados por los daños que sufre la carretera General Cañas son los más de 90 mil usuarios que circulan por ella todos los días, pues una vez más se cerrará el paso para realizarle remiendos.
El cierre para hacerle el nuevo arreglo se hará este fin de semana, pero desde ya se sabe que este trabajo no será el definitivo y que habrá al menos una nueva interrupción en la circulación por esa carretera.
Ello porque hasta que no se completen los estudios para determinar las verdaderas causas por las que el piso del puente sigue fallando, no se podrá hacer el diseño de las correcciones permanentes, reconoció María Lorena López, viceministra de Infraestructura.
Los análisis que determinarán por qué la superficie de rodamiento del puente sigue causando dolor de cabeza a los usuarios le fueron encomendados de manera separada al Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructuras de la Universidad de Costa Rica y al Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos.
Ambos estudios estarán en unas dos o tres semanas, según confirmaron representantes de las dos entidades.
Lo que sí descartó el estudio preliminar del Colegio es que las constantes fallas que se han presentado se deban a la mala calidad o mala manipulación de los materiales que se implementaron, adelantó Olman Vargas, director ejecutivo del Colegio.
Al descartarse que los materiales sean los responsables, el estudio se concentrará ahora en ver si las fallas tras la reparación se deben al diseño.
El trabajo realizado en el puente comprendió la sustitución de los 160 metros de la superficie de ruedo por 476 rejillas metálicas rellenas de concreto.
El problema que muestra el puente es el desprendimiento precisamente del material que se colocó sobre las rejillas, las cuales en muchos tramos ya están completamente descubiertas. Ese mismo problema fue el que se había presentado a finales de febrero, a escasos diez días de que se le sustituyó la losa.
El cierre de este fin de semana es el sexto que se realiza para reparar el puente sobre el río Virilla.

Danny Canales
[email protected]

Ver comentarios