Plata para estudios universitarios escasearía en 2017
Los fondos para nuevos préstamos crecieron este año con respecto al anterior, dijo Adrián Blanco, secretario ejecutivo de Conape. Esteban Monge/La República
Enviar

Ingresos de Conape comenzarán a bajar a mediano plazo

Plata para estudios universitarios escasearía en 2017

Solución estaría en buscar créditos

Los jóvenes que están prontos a terminar el colegio podrían enfrentar trabas para financiar sus estudios universitarios.
La Comisión Nacional de Préstamos para la Educación (Conape) estima que la disponibilidad de recursos será menor en 2017.
Esto se debe al efecto rebote de un cambio realizado a la Ley del Sistema de Banca para el Desarrollo, que redujo el aporte de los bancos del Estado a Conape.
Si bien el recorte ya fue subsanado, queda la secuela. La institución se vio obligada a colocar menos fondos en 2011, por lo que los ingresos por cobro empezarán a bajar en el mediano plazo.

201401192158440.n22.jpg
Actualmente, el 50% del fondeo de la Comisión proviene de las utilidades de la banca pública y privada, mientras que el 50% restante corresponde a la recuperación de capital otorgado en préstamos durante años anteriores.
En caso de ser necesario, la institución no descarta recurrir a un crédito con el Sistema Financiero Nacional. Adicionalmente ya presentó una propuesta a un organismo financiero internacional tras conversaciones con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.
La baja en las utilidades de la banca estatal no diría que nos afectó porque nos financiamos por el 5% de toda la banca, indicó Adrián Blanco, secretario ejecutivo de Conape.
De hecho, para este año, la Comisión cuenta con mayor disponibilidad de recursos para créditos nuevos. Los fondos ascienden a ¢29 mil millones, lo que representa un incremento del 35% con respecto a 2013.
La colocación en su mayoría corresponde a estudiantes de la Gran Área Metropolitana. Esto obedece a las tasas de escolaridad en la zona urbana, explicó Blanco.
A la fecha, el monto máximo a prestar asciende a ¢23 millones para bachillerato y licenciatura, lo que implica que solo algunas carreras de medicina serían imposibles de financiar en su totalidad.
De momento, la entidad no se ha visto obligada a aumentar la tasa de interés, la cual se ubica en un 8% desde 2010.
Si bien, el indicador es inferior al del mercado financiero en préstamos para educación, su variación está sujeta a la inflación y a las decisiones de Conape.
Por otra parte, la morosidad mayor a 90 días se ubica en un 1,3% y se descarta que ocurra una variación a corto plazo.
Para este año, Conape realizará una serie de estudios incluyendo un análisis del perfil de los estudiantes y las fuentes de financiamiento para acceder a la educación superior, así como el comportamiento del mercado en cuanto a demanda de formación académica.
Otro de los proyectos es abrir un centro de documentación que permita a los estudiantes conocer cuáles son las carreras más saturadas en el mercado, los programas acreditados por el SINAES y cuál es la responsabilidad de adquirir un crédito.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios