Enviar
Plástico inteligente

La tecnología oxo biodegradable es una solución a la contaminación, al reducir el tiempo de descomposición del plástico

Melissa González
[email protected]

Cada vez más empresas toman conciencia sobre el tema de la contaminación.
Este es el caso de empresas productoras de artículos plásticos como bolsas, empaques y vajillas, que han optado por la tecnología oxo biodegradable, proceso que consiste en la utilización de aditivos d2w, los cuales producen un plástico que luego de un periodo de vida útil programable de los seis meses a los cinco años, es capaz de desintegrarse y reincorporarse al medio ambiente.
En el país la empresa Milenio Tres S.A. es la representante de Symphony Environmental, compañía inglesa desarrolladora de l
os aditivos.
“Marcamos el principio del fin de la contaminación por plástico”, aseguró Silvia Vega, gerente de Milenio Tres S.A.
Precisamente el pasado viernes Michael Lauirier, director ejecutivo de Symphony Environmental, impartió una charla titulada “Tecnología para la Oxo-Biodegradación” en el Hotel Ramada Plaza Herradura.
La charla estuvo dirigida a empresas interesadas en realizar un cambio en su proceso de producción, y que están interesadas en adoptar el nuevo método.
Entre las empresas nacionales que ya tienen la certificación está Proplax, compañía con más de 40 años.
“Conocimos de la tecnología en un seminario en 2005”, comentó Marco Luconi, vicepresidente comercial de Proplax, empresa que recientemente lanzó una vajilla con este método denominada Eco Pack.
Para lograr la certificación, la empresa tuvo que pasar por un arduo proceso que incluyó un envío de pruebas de sus productos al laboratorio británico Rapra Technology, para aprobar el material. “La inversión más importa
nte es el proceso de investigación”, comentó Luconi.
Otros beneficios es que no aumentan en gran nivel el precio final y los envases son reutilizables.
Entre las empresas que utilizan la tecnología está Monteverde, Yanber, Grupo Polymer y Sigma Envases.


Datos del proceso

• Los plásticos oxo biodegradables se degradan en cualquier ambiente, siempre que haya presencia de oxígeno. El proceso da inicio una vez que finaliza la vida útil de los envases; gracias a la tecnología d2w empieza el rompimiento de los enlaces químicos de carbono propios del plástico.
• Los tiempos de degradación varían según agentes externos tales como aire, temperatura, presión y manipulación de los envases, humedad, calor y radiación solar.
• Al final del proceso, el 100% del plástico se desintegra y los únicos residuos son agua, mínimas cantidades de dióxido de carbono y una biomasa que —fácilmente digerida por microorganismos tales como hongos y bacterias— se desintegra como cualquier otro desecho orgánico.
• El dióxido de carbono, al desprenderse lentamente, permite que el carbono se fije al suelo como nutriente, sin causar efecto invernadero.
Ver comentarios