Enviar
Nuevo proyecto Garabito aportará 200 megavatios a partir de diciembre
Planta térmica compensará atraso de Pirrís
Pese a que plan hidroeléctrico no empezará a operar hasta en el primer trimestre de 2011, ICE garantiza abastecimiento en verano

La planta termoeléctrica Garabito, que opera a base de combustibles, empezará a funcionar este fin de año, justo a tiempo para enfrentar el verano.
La entrada de este proyecto lleva al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) a garantizar el suministro eléctrico en la época seca.
Además cae como anillo al dedo ante el atraso en la entrada en función de la planta hidroeléctrica Pirrís, que está fijada ahora para el primer trimestre del año próximo, cuando inicialmente estaba para ser estrenada este año.
Garabito, que está en proceso de instalación en la comunidad de Barranca, Puntarenas, aportará 200 megavatios de energía al sistema nacional.
Actualmente este proyecto opera a media máquina pero se estima que funcionará totalmente a finales de diciembre.
Esta planta operará a base de búnker; se estima que por año quemará unos 138 millones de litros de ese combustible.
Por operar con derivados del crudo, la energía termoeléctrica es más contaminante y cara que la producida en una central hidroeléctrica como Pirrís.
Esta última planta se demoró debido a los daños que enfrentó cuando estaba en su fase de construcción, producto de la devastación que produjo el huracán Alma en la zona donde se construye.
La planta Pirrís, que se levanta en el sur de la provincia de San José, producirá 134 megavatios.
La demora en la puesta en operación de este proyecto llevó al ICE a buscar alternativas de generación, a fin de atender la demanda eléctrica sin ese centro de generación, afirmó Gravin Mayorga, gerente de Electricidad del ente estatal.
Entre las acciones que emprendió el ICE para garantizar el suministro en la próxima época seca están no solo apostar a la generación térmica con Garabito y una planta más que alquila, sino que además busca optimizar los recursos hídricos, geotérmicos y eólicos, agregó el funcionario.
“La expectativa es que las previsiones que ha tomado la institución permitan contar con la oferta suficiente para brindar el servicio sin contratiempos”, recalcó.
El costo del atraso de la puesta en marcha del Proyecto Hidroeléctrico Pirrís, “significa un incremento aproximado a $94 millones”. La obra demanda una inversión total de $627 millones.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios