Enviar
Planes de beneficios imponen retos a operadoras de pensiones
Pese a que la ley prevé inicio de programas de desacumulación en el décimo año de vigencia, las operadoras aún están a la espera del reglamento que las norme

Juan Pablo Arias
[email protected]

Los planes de beneficio para los fondos de jubilación obligatorios cobrarán vida durante 2010. No obstante la industria de operadoras de pensiones apenas define los lineamientos que seguirá de cara a este proceso.

Por primera vez, el cliente tendrá derecho a escoger un plan de desembolsos que se ajuste a sus necesidades, ya sea de Renta Permanente, Retiro Programado o Renta Vitalicia. Esta situación plantea varios retos a las administradoras de cara a la gestión que conlleva cada tipo de programa, y la falta de un reglamento que las norme.

El mecanismo para retirar los fondos que una persona ha acumulado dentro del Régimen Obligatorio de Pensión Complementaria (ROPC) variará al cumplirse la primera década de vigencia de la Ley de Protección al Trabajador (LPT) el próximo 18 de febrero.

Este día vence el transitorio XIII de la ley que obliga a las operadoras de pensiones a entregar en su totalidad el ahorro acumulado en la cuenta de un cliente en el momento de pensionarse.

Según el reglamento que se encuentra aún en consulta, en adelante deberán crearse fondos nuevos para la administración de estos planes, sin embargo como una recomendación ante el CONASSIF, las operadoras solicitan un transitorio que les permita mantener a los nuevos pensionados del régimen complementario dentro de los fondos de acumulación, para darles mayores beneficios, explicó Lucía Fernández, gerente de IBP Pensiones.

Este transitorio permitiría a los gestores conservar los recursos de los nuevos planes dentro de los actuales fondos por un plazo determinado, sin segregarlos, aprovechando así las ventajas de la diversificación de plazos actual.

Para quienes se pensionen este año, el promedio acumulado en su cuenta individual es aproximadamente 3,2 veces su salario promedio, de acuerdo con estimaciones de la Superintendencia de Pensiones (Supen).

Menos del 3% de las personas que se jubilarán en 2010 tendrían posibilidades reales de adquirir un plan de beneficios, debido al bajo monto acumulado, lo que significaría planes de renta con montos muy bajos. Por este motivo la mayoría de nuevos jubilados podrán retirarlo de manera completa, comentó Javier Sancho, gerente de BAC San José Pensiones.

Aquellos que tengan más de ¢3,6 millones podrán solicitar una Renta Temporal, que alcanzaría para un pago mensual durante un corto plazo, similar a la pensión mínima del IVM, explicó Sancho. Para montos superiores se analizarán las opciones de desacumulación.

Posteriormente, conforme crezca el número de pensionados, los fondos se dividirían según las características, necesidades y expectativa de vida de los afiliados que se acojan a cada programa. “Como en cualquier otro portafolio debe existir un calce de plazos y se podrán incorporar las aseguradoras para ofrecer rentas vitalicias”, señaló Rossy Durán, gerente de Inversiones de BCR Pensiones.

A la fecha, las administradoras de los fondos obligatorios concentran un alto porcentaje de sus inversiones en títulos del sector público (Hacienda y Banco Central), ante la poca diversidad que ofrece el mercado, y las restricciones de inversión que enfrentan.

Pese a esto, Supen califica de “altamente satisfactorio” el desempeño del mercado de pensiones durante sus primeros diez años. Basados en datos del Banco Central, en la Superintendencia aseguran que de 1991 a 2000 el indicador de ahorro con respecto al ingreso nacional fue en promedio del 8,7%, mientras que para el periodo posterior a la entrada en vigencia de la LPT ha alcanzado el 11,5% inclusive. “El incremento neto del ahorro nacional ha sido de hasta un 31,5%”, comentó Edgar Robles, superintendente de pensiones.




Ver comentarios