Plan busca convertir al INBio en negocio rentable
“El parque mantuvo una visitación promedio de 100 mil personas por año”, dijo Randall García, director general del INBio. Esteban Monge/La República
Enviar

Se recibirán propuestas de empresas y otros interesados

Plan busca convertir al INBio en negocio rentable

Zoo Ave y África Safari no descartan interés en proyecto

Un plan busca convertir el INBio Parque en un negocio rentable sin perder el componente de educación ambiental.
Se trata de escuchar ideas para elaborar un cartel, que vuelva atractivo al INBio como actividad económica.
Las empresas y demás interesados se convocarán antes de que la administración salga a licitación pública.

201502232215120.n22.jpg
Lo que se quiere saber es qué tipo de servicios adicionales se pueden ofrecer en el parque.
“El negocio como lo estaban administrando no era rentable, solo cubría costos. Para que tenga un margen de ganancia hay que replantear el modelo”, dijo Julio Jurado, director del Sistema Nacional de Áreas de Conservación.
Si el INBio parque adquiere un mayor componente recreativo, mayores serán las probabilidades de generar ingresos.
Los administradores de los parques África Safari y Zoo Ave no descartan tener un eventual interés por el INBio.
“Se ha evaluado al nivel de junta directiva. Si se nos invita a participar, escucharemos. Hay que esperar a que haya mayor claridad al respecto”, dijo Rodrigo Soto, gerente de África Safari.
Por su parte, Zoo Ave considera que el INBio puede ser rentable. “Podríamos estar presentes, habría que valorarlo”, indicó Gisela Arroyo, directora.
El próximo 31 de marzo será el último día que abra el parque, hasta que un nuevo administrador asuma la gestión.
Se estima que el INBio permanecerá cerrado por un año hasta que culmine el proceso de adjudicación.
Los animales que estaban en el parque serían trasladados a otros lugares, como Rancho Humo en Guanacaste, Selvatura Park y Estación Acuícola Los Diamantes, en Limón.
Si el INBio no se logra adjudicar, la otra opción sería ceder la administración a alguna fundación o institución pública.
El INBio Parque forma parte del instituto, que se dedicó a investigar la biodiversidad del país por 25 años, aparte de la administración.
Una porción del funcionamiento era financiada por fondos de cooperación internacional de Noruega, Canadá, Suecia, España y Holanda, no obstante, al empezar a reducirse, empezaron los problemas.
Solo entre 1990 a 2013, el INBio captó más de $44 millones por esa vía.
“El parque fue un medio que usó el INBio para llevar educación ambiental a 1,5 millones de personas que lo han visitado, pero el parque no es el INBio”, dijo Randall García, director general.
Una de las mayores riquezas del parque es que agrupa la variedad de ecosistemas que existen en el país.

María Siu Lanzas
[email protected]


Ver comentarios