Enviar
Ayudar a los grupos vulnerables del país contará con más recursos que el incentivo a la producción de granos
Plan de Alimentos es más social que agrícola

• Solo ¢18.550 millones de los ¢44.200 que se destinarán serán usados para aumentar la cosecha de maíz blanco, arroz y frijoles
• Seguros y facilidad de crédito para el pequeño y mediano exportador serán las estrategias que se usarán en el país para asegurar una disponibilidad de alimentos básicos

Natasha Cambronero
[email protected]

En un principio la intención que tenía el Plan Nacional de Alimentos era incentivar la producción de granos básicos en el país; sin embargo, ahora erradicar la pobreza y ayudar a la clase más vulnerable recibirá el 58% del presupuesto que se le asignó.
Asegurar la disponibilidad de maíz blanco, arroz y frijoles así como incrementar la cosecha en el país de estos productos, no serán los únicos objetivos que se quieren cumplir con el plan. Garantizar el acceso de alimentos a grupos vulnerables y disminuir los niveles de pobreza son parte de los nuevos objetivos.
Es así como mediante el fondo de FONABE (Fondo Nacional de Becas), 42.300 niños y adolescentes más recibirán una beca, a este proyecto se destinarán alrededor de ¢3 mil millones.
De la misma forma, el programa Avancemos contará ahora con ¢2.200 millones más en su presupuesto.
El Gobierno pretende financiar a 16 mil familias que tengan mujeres cabeza de hogar y niños menores de 12 años que viven en pobreza extrema con donaciones de ¢50 mil mensuales, a través del programa que será canalizado por el Instituto Mixto de Ayuda Social.
“Si nosotros enfocábamos este programa solo a garantizar la posible producción de alimentos básicos en el país, la gente más humilde tendrá que esperar un año o dos años para poder tener alimentos que puedan comprar sin que se incrementen los precios en una forma considerable”, afirmó Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia.
Por otra parte, se confirmó la intención de que en dos años en el país se pueda producir el 80% del arroz que se necesita así como el 70% del frijol y el maíz blanco.
El Gobierno intentará inyectarle recursos al Instituto Nacional de Seguros (INS) para la capitalización del
seguro de cosecha en ¢4 mil millones de forma que los productores puedan tener un respaldo y cultivar más terrenos.
El plan también procurará financiar a los pequeños y medianos productores mediante una excitativa a los bancos nacionales para que amplíen las áreas financiadas y tengan programas especiales para modernizar la maquinaria.
“Esto es un recurso a corto plazo, en tres o cuatro meses la implementación de la ley de Banca para el Desarrollo nos ayudará”, aseguró Javier Flores, ministro de Agricultura.
Igualmente se pretende establecer alianzas entre grandes grupos de consumidores de insumos agropecuarios con un conjunto de productores para poder hacer importaciones a mayor escala y así reducir costos.
Ver comentarios