Enviar
Proyecto pretende que trámites se reduzcan de ocho años a diez meses
Plan busca combatir lentitud de los procesos judiciales

• Costa Rica se convertiría en el primer país en acreditar la calidad de los entes del Poder Judicial

Yessenia Garita
[email protected]

La lentitud de la justicia dispara la desconfianza de las personas en las leyes, en los jueces y en el sistema.
Ese rezago provoca que algunos procesos, hoy en día, sean resueltos incluso en periodos superiores a ocho años.
Sin embargo, se considera que para contrarrestar esa falta de prontitud se requiere un sistema de calidad judicial, el cual no solo permitirá mejorar la eficiencia en la prestación del servicio de la administración, sino disminuir los tiempos de trámites en despachos y servicios judiciales, coinciden especialistas en la materia.
“A nivel mundial, aún no existe un sistema de calidad y acreditación judicial, por ello decidimos emprender un proyecto denominado Gestión de Calidad y Normalización de los Despachos Judiciales”, dijo Rolando Vega, magistrado de la Sala II.
El propósito de dicho plan es conseguir los fondos para poder diseñar e implantar, en el corto plazo, el modelo de gestión de calidad y modernización de los despachos judiciales, los cuales permitirán una disminución en los trámites.
Con ello, el país se convertiría en el primero en acreditar la calidad de los despachos y servicios judiciales.
“Existen dos problemas fundamentales, la lentitud en la tramitación y la decisión de los procesos, y una atención a las personas usuarias que debe mejorar sustancialmente”, agregó Vega.
“El Poder Judicial debe hacer un esfuerzo muy importante y necesario para mejorar su organización y el funcionamiento de los despachos judiciales, incluyendo dentro de esta temática la evaluación del desempeño de los servidores judiciales”, expresó magistrado.
En ese sentido, mediante el programa Gestión Integral de Calidad y Acreditación, que se pretende entre en funcionamiento en los próximos años, se busca medir el trato a las personas usuarias, la duración y eficacia de los procedimientos, el desempeño de los jueces y juezas, el cumplimiento de las normas procesales.
“La gestión de calidad implica cumplir con perfiles y competencias de cada uno de los roles que deben asumirse en un despacho judicial, asegurando niveles adecuados de competencia profesional, adecuación moral y conducta ética, integridad, congruencia, transparencia y responsabilidad”, agregó Vega.
Se pretende que en un año exista fortalecimiento en los niveles de confianza en la administración de justicia, una política consolidada y orientada a una gestión de calidad sostenible y permanente, un modelo de gestión basado en normas de calidad, adaptable a otros países de la región de América Latina o a nivel internacional, espacios de participación ciudadana.
Este programa será implantado, evaluado y ajustado en el Juzgado de Violencia de Heredia y en la Sala Segunda. Posteriormente, cualquier otro circuito o despacho judicial del país podrá solicitar su respectiva acreditación.
El proyecto piloto fue presentado al programa Eurosocial Justicia de la Unión Europea que otorgó los recursos para su ejecución. Adicionalmente, se está en la búsqueda del apoyo de empresas a nivel nacional, así como de entes internacionales.
Ver comentarios