Enviar
Obras no estarían listas hasta 2011 debido a la destrucción causada por la tormenta tropical Alma
Pirrís se retrasará seis meses

• Daños principales ocurrieron en la banda transportadora de cemento y en infraestructura provisional

Pablo Mora
[email protected]

El Proyecto Hidroeléctrico Pirrís tendrá un retraso aproximado de seis meses debido a los efectos de la tormenta tropical Alma, hace tres semanas.
Ese fenómeno atmosférico afectó principalmente la infraestructura provisional de la represa que se ubicará en el río Pirrís, como oficinas administrativas, caminos y carreteras que diseñó el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), creador de esa obra.
La banda transportadora de cemento para la construcción de la represa también sufrió serios daños, al desplomarse una armazón metálica que sostenía su tubería, propiedad de la empresa Astaldi Spa.
Pese a que se esperaba finalizar las obras para julio de 2010, de acuerdo con los pronósticos del ICE el impacto de Alma retardará su conclusión para finales de ese año o inicios de 2011.
Además, el embate de la tormenta tropical también provocó que entre 50 y 100 trabajadores de ese proyecto hidroeléctrico fueran enviados de vacaciones debido a la imposibilidad de movilización dentro de las instalaciones, producto de los múltiples derrumbes que afectaron la zona, aseguró Luis Vega, director del Proyecto Hidroeléctrico Pirrís.
La posibilidad de que el precio de la gasolina encarezca el levantamiento y la producción de los materiales que se necesitan en la represa, así como la de que otro temporal afecte gravemente la infraestructura y los caminos, son dos aspectos que preocupan a Pedro Pablo Quirós, presidente ejecutivo del ICE.
“Existen como 36 puntos seriamente afectados por Alma, de los cuales ya hemos reparado más de 25. Ha sido un esfuerzo titánico, yo estoy muy orgulloso del ICE, al ver la velocidad con que las obras se reparan”, seña
ló Quirós.
Un problema más que presenta este atraso es que implicará el pago de $25 millones en crudo para la generación eléctrica. El ICE se ahorraría este monto con la represa de Pirrís, la cual producirá un promedio de 128 megavatios, o lo que es igual, energía para 10 mil familias.
Los daños más graves en la infraestructura ocurrieron en el sitio de la represa, donde se ubicaba la banda transportadora de cemento y las edificaciones administrativas. Otros sectores como la ventana de acceso al túnel, la casa de máquinas o la tubería forzada no sufrieron daños.
“Queremos apurarnos con nuestras tareas. Que las negociaciones con la empresa contratista y los análisis del contrato se hagan lo más rápidamente posible para que se reanuden los trabajos con toda celeridad. Estamos procurando que el atraso no sea mayor de seis o siete meses”, expresó Vega.
Aunque es imposible evitar que el proyecto hidroeléctrico vuelva a sufrir daños producto de otro fenómeno atmosférico, Irene Zúñiga, administradora de obras por contrato del ICE, afirmó que se realizan investigaciones y proyectos para reducir en un 10% el impacto que tendría una situación similar.
La obra aportará una generación media de 560 Gigavatios por hora, lo que compensaría al menos el incremento en la demanda de electricidad.
Ver comentarios