Enviar
Empresa costarricense inauguró ayer nueva planta de embutidos
Pipasa amplía capacidad de producción

• Instalaciones procesarán 325 mil kilos de diferentes líneas de producto
• Corporación destinó $6 millones a la compra del terreno, remodelación y equipamiento

Karen Retana
[email protected]  

La Corporación Pipasa enfrenta la entrada de nuevos competidores en el mercado de venta de pollo mediante inversiones en tecnología e infraestructura.
Pipasa destinó $6 millones a la compra, remodelación y equipamiento de una planta de derivados cárnicos en San Juan de Dios de Desamparados.
La nueva infraestructura le permitirá incrementar su capacidad de producción en un 50%.
“La inauguración de esta planta es una muestra de un nuevo paso que damos para alcanzar un mayor crecimiento para nuestra empresa”, explico Víctor Oconitrillo, presidente de Grupo Sama, empresa propietaria de Corporación Pipasa, quien aseguró que están preparados para la competencia del mañana, pero el objetivo principal de la compañía es crecer.
Pipasa podrá fabricar unos 325 mil kilos al mes de jamones, mortadelas, salchichas y otros tipos de embutidos. Actualmente la firma costarricense procesa más de 200 variedades de productos.
Aunque la empresa se ha distinguido durante muchos años por la fabricación y comercialización del pollo, hoy Pipasa incursiona en otras líneas como pavo, res y cerdo. “En un futuro cercano es probable que entremos en la comercialización de pescado”, agregó Oconitrillo.
A mediano plazo se pretende incorporar un segundo turno de proceso y modernizar algunos equipos. Posteriormente se planea certificar la planta con el objetivo de enviar producto a otros mercados, para ello la infraestructura con dispositivos de alta tecnología.
La empresa realiza negociaciones en diversos destinos como Estados Unidos para introducir diferentes líneas de producto.
La puesta en marcha de esta operación impulsó la generación de 125 puestos de trabajo de la zona. Los nuevos empleados fueron capacitados y preparados con un programa de entrenamiento.
Esta planta también abrirá otros empleos a mediano plazo en el momento en que se abra un segundo turno de proceso.
Pipasa cuenta con una planta en San Rafael de Alajuela, la cual está trabajando a su máxima capacidad debido a la alta demanda. “La empresa estuvo maquilando en otras plantas debido a la saturación”, explicó Oconitrillo.
La inauguración de las instalaciones también sirvió de antesala para el anuncio realizado por la Presidencia Ejecutiva de que tomó la decisión de liquidar los derechos laborales de todos los colaboradores de la empresa y proceder de manera inmediata con la recontratación.
Ver comentarios