Enviar

Las piñeras constituyen hoy el 34,5% de las ventas del país a la UE, por lo que su buena calificación en prácticas de producción garantizaría su crecimiento y el prestigio del país

Piñeras estarían bien calificadas

Las plantaciones de piña del país parecen haber salido bien calificadas de la valoración hecha por una comisión de la Unión Europea, según un informe preliminar. La delegación europea evaluó el control de plaguicidas y los autocontroles realizados por las piñeras para evitar la sobreutilización de químicos.
Como se sabe, no fallar en este aspecto y en el manejo de desechos es crucial para Costa Rica si es que desea continuar el camino de las exportaciones y sostener su prestigio.
Las piñeras constituyen hoy el 34,5% de las ventas del país a la UE. Su forma correcta de producción no solo reportará beneficios a estos productores, que mantendrán así los estándares exigidos por la UE para poderles exportar esta fruta, sino que contribuirá a sostener el buen nombre del país en la materia.
Este es el camino que el país debe seguir. Se deben extender las prácticas que garanticen no solo el correcto uso de los fertilizantes y plaguicidas sino además el de los elementos de desecho para evitar los peligros de la contaminación.
A propósito, en los controles estatales sí se detectaron fallas que aparentemente están en camino de corregirse y que se localizan en la Unidad de Registro de Plaguicidas y el Laboratorio de Análisis de Residuos de Plaguicidas del Servicio Fitosanitario del Estado.
En febrero próximo, cuando la comisión mencionada dé a conocer el informe final de su estudio, habrá que revisar este proceso de corrección de controles para asegurar que las oficinas y laboratorios involucrados funcionen bien.
De momento, la noticia hoy es buena ya que el sector piñero es uno de los pocos productores de insumos de la agroindustria que no reportan desplome sino más bien un incremento del 0,7% de la actividad de enero a agosto de este año.
Hoy es de vital importancia la producción de alimentos bajo reglas de uso adecuado de fertilizantes y agroquímicos o, especialmente, de producción orgánica. Los países desarrollados mantienen una fuerte tendencia hacia el consumo de productos orgánicos, conscientes como están de la incidencia de ello en beneficio de su salud y en la del planeta.
Ver comentarios