Pide Hollande ser juzgado al final de mandato
“Lo importante para mí no es el estado de la opinión pública, es el estado de Francia en cinco años”, dijo Francois Hollande.
Enviar

Pide Hollande ser juzgado al final de mandato

El presidente francés François Hollande, que debe hacer frente a una economía estancada y a una popularidad en baja, rechazó los pedidos de medidas de “shock” y pidió ser juzgado por el crecimiento y los empleos al final de su mandato de cinco años.
“Lo importante para mí no es el estado de la opinión pública, es el estado de Francia en cinco años”, dijo Hollande ayer en una conferencia de 2 horas y media en París, la primera de esas reuniones semestrales que ha prometido. “Quiero ser juzgado, cuando llegue el momento, por el empleo y el crecimiento”.


A seis meses de asumir sus funciones, al presidente socialista le cuesta mantener el apoyo de quienes lo votaron y a la vez convencer a sus críticos desde Berlín hasta Washington de que modernizará la segunda economía más grande de Europa en medio de la crisis de la deuda soberana en la región que ya lleva tres años.
Con el desempleo en su máximo en 13 años, un déficit comercial récord y por lo menos tres trimestres sin crecimiento del producto interno bruto, los electores franceses están en su mayoría descontentos con el desempeño de Hollande como presidente, según una encuesta Ifop para la revista Paris Match publicada el martes.
Al mismo tiempo, aliados de la canciller alemana Angela Merkel han expresado el temor de que Hollande no esté actuando con suficiente rapidez para impulsar la competitividad francesa y el Fondo Monetario Internacional en Washington instó este mes al presidente francés a emprender una modernización “vigorosa” de la economía, diciendo que sus rígidas normas de trabajo y sus costos elevados constituyen un “desafío mayor” para la estabilidad económica.
Francia es el socio más cercano de Alemania en Europa y “sería bueno que los socialistas iniciaran ya mismo con valentía verdaderas reformas estructurales”, dijo Volker Kauder, responsable del grupo parlamentario del bloque Unión Cristiana de Merkel, según un informe de la revista Spiegel.
A Alemania le gustaría que Hollande se “acercara un poco más” a Merkel, según palabras de Kauder citadas por Spiegel.
Las informaciones relativas a la preocupación alemana por las políticas de Hollande llevaron al ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schaeuble a advertir el martes que no se debía llamar a Francia el “enfermo” de Europa, diciendo que los gobiernos de las dos economías más grandes del continente no debían criticarse. Hollande retomó la expresión en su conferencia de prensa.
“Hablamos francamente con la canciller”, dijo. “No nos damos lecciones, lecciones de historia. Es cierto que debemos demostrar que tomamos en serio la competitividad. Alemania necesita mostrar solidaridad; no es fácil para un país que hizo un esfuerzo tan grande en la última década”.
Fiel a sus promesas electorales, Hollande redujo la edad de retiro para algunos trabajadores, fijó un impuesto de 75% sobre las ganancias superiores a 1 millón de euros ($1,27 millones) y elevó el salario mínimo. También presionó a Merkel para que aligerara su campaña de austeridad para combatir la crisis de la deuda en Europa.
Hollande dijo ayer que piensa reducir 12 mil millones de euros del gasto público a un año de su mandato, para alcanzar una reducción total de 60 mil millones de euros en 2017.

201211152300430.bb.jpg

Bloomberg


Ver comentarios