Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Petroleras tienen que seguir exploraciones pese a bajón

| Miércoles 11 febrero, 2009



Petroleras tienen que seguir exploraciones pese a bajón


Houston -- Chevron Corp., BP Plc y otros productores de petróleo se ven obligados a seguir perforando pozos en aguas profundas que cuestan hasta $200 millones cada uno, debido a contratos firmados cuando el crudo valía más de $140 por barril.
Aun cuando las petroleras han reducido los gastos en miles de millones de dólares para lidiar con los precios más bajos en cinco años, las exploraciones en aguas profundas continúan porque cancelar los contratos de arrendamiento de plataformas de producción costaría tanto como finalizar los proyectos, dijo Candida Scott, directora principal de Cambridge Energy Research Associates que hace seguimientos del costo de la explotación de pozos petroleros.
La demanda de plataformas cuyo arrendamiento puede costar más de $600 mil diarios no ha disminuido en medio del derrumbe de $105 por barril que el precio del crudo ha tenido desde julio pasado, cuando llegó a su apogeo, dijo Gregory Cauthen, director financiero de Transocean Ltd., la mayor compañía mundial de perforación de pozos en aguas profundas. Exxon Mobil Corp. y otros productores usan las naves para buscar crudo en formaciones rocosas de 50 millones de años de antigüedad a 6 millas (9,7 kilómetros) bajo la superficie del golfo de México y el océano Atlántico.
“No hemos visto ninguna cancelación enorme de plataformas por la simple razón de que las tarifas diarias que se acordaron eran tan altas”, dijo Scott en una entrevista desde Houston, estado de Texas. “Yo supondría que es carísimo” cancelar el arrendamiento de una plataforma.
Chevron, la cual descubrió la semana pasada un yacimiento en el golfo de México llamado Buckskin que posiblemente contenga 500 millones de barriles de petróleo, no planea suspender los trabajos en ninguna plataforma de aguas profundas, dijo Kurt Glaubitz, vocero de la compañía.
“Vamos a seguir adelante con nuestra enorme fila de proyectos de aguas profundas”, dijo Glaubitz en una entrevista telefónica. Además de varias posibilidades en las zonas más profundas del golfo de México, Chevron ha emprendido trabajos de perforación frente a las costas de Escocia, Brasil y Tailandia.
BP dijo el 3 de febrero que abrirá tres pozos en su yacimiento Thunder Horse en el golfo de México este año, lo que aumentará el número de pozos allí a siete, para producir el equivalente de más de 250 mil barriles diarios.
“A nuestros clientes se les hace muy difícil cancelar un contrato así nada más mientras estemos produciendo resultados”, dijo Cauthen, el director financiero de Transocean, en una presentación a un grupo de analistas en Vail, estado de Colorado, el 4 de febrero. “Nuestra perspectiva de largo plazo sigue siendo bastante optimista” en cuanto a la demanda de plataformas de aguas profundas.
La cancelación de un alquiler de $600 mil diarios faltando 12 meses puede costar $219 millones. Las ganancias de la industria petrolera ya han bajado porque los precios del crudo han caído y el costo de las plataformas y otros equipos sigue más o menos en máximos históricos, dijo David Foley, que colabora en la administración de $2 mil millones en Estabrook Capital Management, en Nueva York.
Las compañías petroleras apuestan a que en el plazo de cinco a 10 años que toma convertir un descubrimiento en un yacimiento que produce, los precios del crudo se repondrán y los hallazgos de las empresas darán beneficios, dijo Foley.
La última vez que los precios se desplomaron, la estrategia de largo plazo de las firmas exploradoras dio resultado, dijo Robert Sweet, que colabora en la administración de una cartera de $130 millones, incluso acciones de Exxon y Chevron, en Horizon Investment Services Inc. en Hammond, estado de Indiana.
El yacimiento Thunder Horse de BP, de 1.500 millones de barriles, en el golfo de México fue descubierto en 1999, cuando el crudo se cotizaba a un mínimo de $11,26 por barril. El yacimiento empezó a producir crudo en junio del 2008, cuando el petróleo había superado los $143 por vez primera. Exxon tiene una participación de un 25% en Thunder Horse.
En los tres últimos meses del 2008, Shell y la británica BP anunciaron sus primeras pérdidas en 10 años y seis años, respectivamente. Exxon, con sede en Irving, estado de Texas, tuvo su mayor descenso del ingreso neto en un tercer trimestre desde el 2002. Chevron, con sede en San Ramón, estado de California, tuvo su menor aumento de beneficios en más de un año.
Aun así, estas cuatro compañías planean gastar en conjunto $105 mil millones este año en exploración, refinerías y fábricas de productos químicos, cantidad suficiente para solventar el programa espacial de Estados Unidos por cinco años.