Enviar
Jueves 26 Junio, 2008

Columna invitada
Petróleo: Convertir las lágrimas en sonrisas

Dr. René Castro
Profesor INCAE

He trabajado en países petroleros como Noruega, Venezuela, México y Ecuador y en todos ellos he visto lágrimas y sonrisas. Usualmente las lágrimas vienen después de usar los ingresos extraordinarios (o años de vacas gordas) para en vez de ahorrar para el futuro gastarlos en consumo desperdiciado, politiquería e incluso pachanga, como ha sucedido en los tres países latinoamericanos.
Caso distinto es el de Noruega, pues ese país utiliza una pequeña parte de los ingresos petroleros para su gasto y el resto lo ahorra. Del Fondo Petrolero utiliza solo los dividendos para invertir en áreas como la nanotecnología y en el desarrollo de sus fuentes renovables, previendo los años de escasez del petróleo (o de vacas flacas). Hace unos meses verifiqué que el Fondo acumulaba más de 330 millardos de dólares y que Noruega es además de tercer exportador mundial de petróleo, un creciente exportador de hidroelectricidad a Europa.
En nuestro país la reacción ha sido a la inversa. Fuente de sonrisas cuando al principio de los años 90 el precio del petróleo cayó a niveles de $15 por barril y los ticos continuamos importando vehículos individuales, y hasta el ICE comenzó a perder entusiasmo en las fuentes renovables.

El potencial renovable: sonrisas futuras

Para el sector transporte es poco lo que podemos hacer de corto plazo y tendremos que pagar los costos de las omisiones de ayer. En contraste, hay enormes oportunidades con la electricidad.
Una de las cosas en que ingenieros del ICE y este servidor hemos coincidido es que hay un potencial superior a 300 MW en el uso de residuos de la agricultura (biomasa), y un potencial 20 veces más grande en fuentes renovables tradicionales. El potencial identificado en renovables tradicionales supera los 7.200 MW y el grueso ha sido y seguirá siendo hidroeléctrico. Además, coincido con el ICE en que un porcentaje importante sufre limitaciones ambientales (i.e ubicado en parques nacionales) o sociales (i.e ubicado en reservas indígenas). En mi opinión ese potencial es desarrollable pero implicará pasar a un diseño verde que también valore lo social, y ello implicará negociaciones más equitativas para las comunidades.
LA REPUBLICA publicó recientemente que varias empresas utilizan residuos de bagazo y que a ellas se les sumó una empresa arrocera que ya se encuentra generando electricidad con sus residuos agrícolas. Esto es convertir lágrimas en sonrisas de esperanza.

Costos y precios competitivos

En INCAE hemos calculado que las empresas que ya producen con biomasa y las decenas que tienen potencial de generar (hoy sin utilizar) con residuos de biomasa pueden hacerlo a costos que varían entre 5 y 12 centavos por KWH. La alternativa escogida por el ICE basada en plantas térmicas de petróleo supera los 50 centavos por KWH. Por ello, las plantas térmicas deberían sustituirse por las de biomasa o en su defecto limitar su uso a las horas pico.
Finalmente, hago votos para que el ICE, que retomó su liderazgo en telecomunicaciones, también lo haga en electricidad y nos conduzca al 2021 a generar 100% de electricidad basada en renovables.