Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Petrocaribe III

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 30 julio, 2014


Esta decisión por Petrocaribe no es cálculo político. Es interés del país. Petrocaribe no es un órgano político, es un acuerdo energético


Pizarrón

Petrocaribe III

Participar en el Acuerdo Energético de Petrocaribe no provoca ningún cambio en la política exterior ni interna de Costa Rica, como resulta, de igual modo, formar parte de organismos como la ONU, con sede en Nueva York; la OEA, son sede en Washington; la Celac, con la presidencia pro témpore durante este año en Costa Rica; la SICA, con sede en Honduras; el SELA, con sede en Venezuela.
La participación, o presencia formal del país, como miembro, en estos foros internacionales no determina la política exterior del país. Es la decisión que toman los gobernantes en cada uno de estos foros frente a los asuntos que en ellos se discuten y aprueban, y el alineamiento internacional que se toma frente a ciertos acontecimientos.
Así por ejemplo, el gobierno de Abel Pacheco acuerpó la participación de Costa Rica en la guerra de Irak como parte de un contingente internacional que justificó la invasión en ese país por parte de Estados Unidos. Esa fue una decisión del mandatario, que después la Sala Constitucional declaró contraria a la Constitución Política.
También la decisión de reconocer o no al Estado palestino, a la República Popular China o de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba, fueron decisiones de gobierno, de gobernantes.
Mario Echandi rompió las relaciones con Cuba en 1958 y los gobiernos siguientes hasta Arias así lo mantuvieron. Hasta el gobierno de Arias los anteriores reconocían a Taiwán como la representante legítima en la ONU del pueblo chino.
Los países que integran Petrocaribe, todos miembros de la OEA, y de Celac, tienen su sistema político en el orden de las llamadas democracias, con sistemas electorales propios de cada uno, con reconocimientos internacionales y legitimaciones igualmente reconocidas.
Públicamente ninguno de estos países ha acusado a Venezuela de ingerencia en ellos o de tratar de influir en su política interna o externa por motivo de participar de Petrocaribe, ni así se ha reconocido internacionalmente que suceda. ¿Entonces, por qué aducir que eso va a pasar con el ingreso de Costa Rica a Petrocaribe?
Quienes así piensan debilitan la imagen del Presidente de Costa Rica, le restan capacidad de decisión propia.
El gobierno del PAC, en la figura del Presidente Solís Rivera, a la luz de la actual situación post electoral del 6 de abril, con el resultado electoral parlamentario del 2 de febrero, y las alianzas establecidas por este gobierno el 1° de mayo, está más a la izquierda que el de Arias y el de Chinchilla. Supongamos, también, que sea más centro izquierda en términos generales. ¿Entonces, por qué preocuparse con el ingreso de Costa Rica a Petrocaribe?
Si el gobierno no tiene este carácter de su imagen, entonces es entendible que tema ingresar a Petrocaribe y acuda al expediente de trasladar su decisión a discusiones donde espera que le rechacen esta opción. Si esto sucede, pierde el país con su no ingreso, pero más pierde el Gobierno y el Presidente, en su credibilidad, en su poder de decisión y acentúa la imagen de que no gobierna o no está preparado para gobernar.
Esta decisión por Petrocaribe no es cálculo político. Es interés del país. Petrocaribe no es un órgano político, es un acuerdo energético.

Vladimir de la Cruz


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...