Enviar
Comparecencia encendió polémica entre precandidatos a la Casa Blanca
Petraeus recomienda pausa en retirada de tropas

Jefe militar estadounidense en Irak alegó que los procesos en ese país son frágiles y reversibles

Washington
EFE

El general David Petraeus, jefe militar de Estados Unidos en Irak, recomendó ayer ante el Senado que después de julio se haga una pausa de 45 días en la reducción del contingente militar en ese país, donde, según dijo, los progresos son “frágiles y reversibles”.
Petraeus y Ryan Crocker, embajador estadounidense en Bagdad, comparecieron ayer ante el Comité de Fuerzas Armadas del Senado y ante el de Relaciones Exteriores, en medio de una gran expectación, dado que de ellos forman parte los aspirantes a la Casa Blanca: el republicano John McCain y los demócratas Hillary Clinton y Barack Obama.
Esta fue además la primera ocasión en que los tres pudieron confrontar al máximo responsable militar de la guerra en Irak.
El primero en hacerlo fue McCain, dado que el turno de palabra se concede en función de la antigüedad en el Senado.
Petraeus recomendó que, después de que en julio el Pentágono retire de Irak casi la totalidad de las cinco brigadas que agregó durante 2007, se “haga una pausa de 45 días para que comience una evaluación sobre la conveniencia de retirar más tropas”.
El presidente del Comité de Fuerzas Armadas, el demócrata Carl Levin, de Michigan, preguntó si esto significa “un compromiso sin límite temporal”.
“Lo que usted ha presentado a sus superiores es un plan que no tiene un límite”, dijo Levin, quien le preguntó a Petraeus cuándo podría recomendar más reducciones de tropas después de septiembre.
“Podría ser de inmediato, o podría llevar más tiempo”, dijo el general, tras lo cual un manifestante que estaba en la sala empezó a gritar: “¡Traigan los soldados a casa ya”!, hasta que fue sacado a la fuerza por la Policía del Capitolio.
Según Petraeus, “este proceso continuará con recomendaciones para reducciones adicionales según lo permitan las condiciones en el terreno”.
Tanto el general de cu
atro estrellas como el embajador eludieron una respuesta directa al senador republicano John Warner, de Virginia, quien preguntó si la campaña iraquí, ya en su sexto año, ha mejorado la seguridad de Estados Unidos.
Por su parte, McCain, que es el republicano de mayor jerarquía en este Comité del Senado, sostuvo que “el aumento de la seguridad ha llevado a una oportunidad más amplia de solución política en Irak”.
Indicó que Estados Unidos debe mantener su compromiso y su presencia militar en Irak porque “una guerra civil podría descender a un genocidio” con repercusiones en todo Oriente Medio y la región del Golfo.
Sin embargo, la senadora Clinton, que pertenece al mismo Comité de Fuerzas Armadas, discrepó de su colega republicano. “Es irresponsable que continuemos con una política que no ha dado los resultados prometidos una y otra vez, a un costo tremendo para nuestra seguridad nacional, y para los hombres y mujeres que visten el uniforme militar de Estados Unidos”, dijo.
Por su parte, Obama, miembro del Comité de Relaciones Exteriores, manifestó que Estados Unidos debería establecer un programa para la retirada y ejercer presión sobre las autoridades iraquíes para que logren la paz en el país.
“La presión, de forma mesurada, incluye un programa para la retirada”, señaló el senador por Illinois, y agregó: “Nadie está pidiendo un repliegue precipitado, pero sí creo que tiene que haber una presión mesurada pero creciente”.

Ver comentarios