Enviar
Pescando en agua turbia

Ronny Castillo González
CFS Asesores de Inversión


En momentos cuando los mercados bursátiles locales son poco atractivos debido a la coyuntura de alza en las tasas de interés, un tipo de cambio inestable y fundamentales económicos del país que no nos engañan, es de esperarse que un inversionista racional se formule la pregunta de qué hacer con su dinero.
Sin duda alguna la respuesta no es simple. Sin embargo, cuando se trata de inversiones debemos ser particularmente cuidadosos, especialmente en momentos de crisis. Aquí es donde grandes oportunidades aparecen y son aprovechadas por los que hacen un análisis adecuado.
Existen mercados que son mucho más riesgosos que otros, por lo que dependiendo del nivel de riesgo que estemos dispuestos a tolerar, así asignaremos un mayor peso relativo a posiciones más conservadoras o más especulativas.
Efectivamente podemos desprender de lo anterior que cada persona tiene un estilo de inversión particular. Típicamente las personas jóvenes están dispuestas a tomar inversiones más riesgosas y tener una porción más grande de su portafolio en instrumentos de renta variable que un inversionista que está cercano a su edad de retiro.
En nuestro país no existe una gran cantidad de inversionistas que mantengan dentro de su portafolio inversiones en acciones internacionales y en la actualidad tenemos probablemente una de las oportunidades más grandes de los últimos años para invertir en este tipo de activos. Esta coyuntura es producto de las fuertes correcciones experimentadas por las bolsas internacionales en el último año (cercanas al 20% para el S&P 500), debido a la crisis que sufre Estados Unidos.
Una empresa tiene fundamentales robustos por lo general si crece a un ritmo sostenido, obtiene ganancias, no está en exceso apalancada y genera flujos de efectivo por encima de sus obligaciones operativas y financieras.
A pesar de que existen inversionistas de largo plazo que toman en cuenta el fundamental antes de invertir, el precio de la acción usualmente no corresponde con los fundamentales, lo que puede representar atractivas oportunidades de inversión en el mediano y largo plazo. El crecimiento de una empresa tiene una relación íntima con sus fundamentales, mientras que el precio de su acción es afectado por situaciones de corto plazo por lo general altamente volátiles.
Consideramos que este es un momento clave para realizar una recomposición de las carteras de inversión, debido al cambio en el ciclo económico que está experimentando la economía mundial, y la desaceleración que sufre a su vez la economía local. Ha llegado el momento de que su asesor de inversiones ejecute un análisis profundo de la situación de su portafolio ya que nunca es tarde para empezar a aprovechar las oportunidades que los mercados nos ofrecen.
Ver comentarios