“Personal capacitado es poco para abastecer demanda en el país”
“Ya no competimos en Centroamérica, sino con otras latitudes, otros mercados, por lo cual tenemos que ser más competitivos”, dijo Luis Gamboa, presidente de Cinde. Esteban Monge/La República
Enviar

201605302027511.rec-11.gif
Si las instituciones encargadas de formar profesionales intensificaran su trabajo, las multinacionales abrirían el doble de plazas que actualmente ofrecen en Costa Rica.
Ese es el criterio de Luis Gamboa, presidente de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), quien resalta la importancia de la adaptación a la cultura del valor agregado.
Este es un extracto de su conversación con este medio.

¿Estamos preparados para seguir creciendo en sectores de manufactura, tecnología de punta y alto valor agregado?
Estamos parcialmente preparados, hay algunos sectores geográficos de nuestro país que han demostrado ser capaces de moverse en la curva del valor agregado, hacia inversiones de mayor valor agregado.
Los recursos humanos, que es el principal eje de esa transformación, existe en el país, pero la cantidad es muy limitada.
Cada vez nos movemos más a productos y servicios más sofisticados, pero también se refleja que tenemos áreas del país que no están equilibradas en cuanto a su competitividad.

¿Especialmente dónde?
La inversión extranjera está concentrada en la Gran Área Metropolitana, pero hay muy poca fuera de ella.
Parte de nuestro plan estratégico es llevar inversión fuera de la GAM, pero la gran pregunta es: ¿están los cantones preparados para recibir este tipo de inversiones?

¿Cómo ayudarles?
El reto que tenemos que vencer es, cómo diagnosticamos esos cantones, en competitividad para que puedan empezar ellos a cerrar las brechas.
Con ese propósito, Cinde tiene un kit de diagnóstico que puede ser utilizado por las regiones para determinar la competitividad, ya sea en infraestructura, energía, ingenieros, técnicos, así el diagnóstico da una nota, que permite ver las áreas en las que se debe trabajar.
Acá las municipalidades son importantes, para empezar a hacer los cambios, junto con el Gobierno para así llevar empresas cada vez más sofisticadas.

¿Qué se puede hacer en educación?
Cinde, en su plan estratégico, tiene entre sus metas mejorar las habilidades y conocimiento de la fuerza laboral costarricense.
Les corresponde a las instituciones educativas, pasando por el INA, los colegios, los técnicos, universidades y el Gobierno, capacitar el recurso humano para que sea empleable, darle herramientas para que pueda ingresar a las empresas que están demandando.
Nosotros señalamos como una de las debilidades de la competitividad costarricense la falta de coordinación entre la oferta y la demanda laboral, porque son esas instituciones las que no están preparando suficiente, y quiero ser enfático con esa palabra, porque los que sí se preparan bien son contratados, pero las mismas empresas que están instaladas o que quieren instalarse, nos han señalado que de tener más personal preparado, contrataría aún mayor cantidad de gente. Podríamos contratar el doble de lo que todos los años señalan.

¿Cuánto afecta a las empresas el “robo” de personal ya capacitado por otra?
Lo que hemos visto es que las empresas están desarrollando sistemas de retención del talento que trabaja con ellas; cada una tiene su particularidad para retener, pero en el fondo más que un problema de los colaboradores, es un problema de oferta y demanda, y cuanto mayor sea la demanda y menor la oferta más se va a diseminar este comportamiento, ya que las empresas tienen que ver cómo solucionan su problema y van a querer seguir llevándose capital humano.
Esto no es saludable para el país, y esa es una de las debilidades de nuestra competitividad, no tener la suficiente oferta de personal preparado en las áreas que demandan las empresas.

 

 



Ver comentarios