Personajes británicos vuelven a EE.UU.
Enviar

Personajes británicos vuelven a EE.UU.

 En la década de 1960, la Invasión Británica trajo los cortes de pelo de tazón y el rock and roll a las costas estadounidenses con los Beatles y los Rolling Stones. Cincuenta años más tarde, llega un nuevo ataque, encabezado por personajes británicos emblemáticos de programas de televisión.
HBO de Time Warner Inc., Showtime de CBS Corp., Netflix Inc. y Hulu LLC son algunos de los canales de cable y sitios de streaming que encargan, coproducen y compran derechos de costosos dramas británicos nuevos, lo que significa que los estadounidenses pronto podrán ver programas británicos con personajes que van de Drácula a Sherlock Holmes.


Durante décadas, las cadenas estadounidenses les hicieron el vacío a los programas británicos, produciendo remakes de los que les gustaban con actores norteamericanos y guiones adaptados al humor y la sensibilidad locales. “Three’s Company” primero fue “Man About The House” y Archie Bunker de “All in the Family” antes fue el londinense Alf Garnett de “Till Death Us Do Part”.
Eso ha cambiado. Más y más programas británicos aparecen en su forma original en la pequeña pantalla estadounidense: “Sherlock” de British Broadcasting Corp. salió al aire en los Estados Unidos tres meses después de su estreno en el Reino Unido, según Imdb.com.
“Nunca vi al mercado estadounidense tan abierto a las ideas nuevas de otros lugares”, dijo John McVay, máximo responsable ejecutivo de Producers Alliance for Cinema and Televisión, una agrupación profesional del Reino Unido. “Hay muchos canales y contenidos, y las radiodifusoras deben salir a buscar cosas que sean realmente buenas”.
Estados Unidos recibe un porcentaje más grande que nunca del mercado exportador de la TV británica: el aumento fue del 50% desde 2007 hasta conformar casi la mitad, o 475 millones de libras ($764 millones) el año pasado, de todos los ingresos por exportación, según PACT.
Conforme la industria televisiva mundial se congrega en la Riviera francesa esta semana para comprar, vender y poner en pantalla programas, los británicos estrenan una serie de producciones nuevas, desde el drama familiar “Moonfleet” de British Sky Broadcasting Group Plc y la serie policial “The Tunnel”, que realizó la misma empresa con Canal Plus de Francia, a “Breathless” de ITV Plc, un drama en seis capítulos que sigue a un grupo de médicos y enfermeras de Londres.
“Para las grandes emisoras, todo pasa por los programas que las definen, y gastan mucho dinero en programas que cumplen con eso”, dijo Cathy Payne, responsable de distribución mundial de la productora holandesa Endemol NV.
La nueva invasión se vio impulsada por exportaciones como “Downtown Abbey” y “Dr. Who”, un extraterrestre que viaja en el tiempo en una caja azul de la policía británica, una cabina telefónica común en otra época en la que los policías podían pedir ayuda desde las calles de la ciudad.
Las mayores radiodifusoras británicas –BBC, ITV y BSkyB- están reforzando las inversiones en contenido original para vender valiosos derechos internacionales a los Estados Unidos y otros países. Esos contratos a menudo pueden traducirse en un tercio del total de ingresos de una producción.

Bloomberg


Ver comentarios