Enviar
El porcentaje de costarricenses que no acudiría a las urnas este domingo podría ser igual o mayor que el de 2006, según expertos
Persiste fantasma del abstencionismo
En los comicios de 2006 y de 1958 se reportaron los índices de abstención más altos en los últimos 53 años, alcanzando un 35%
La pérdida de confianza en la clase política sería la razón, según especialistas

Apocas horas de los comicios nacionales el abstencionismo electoral ronda los pasillos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) y de las casas de campaña de los principales candidatos a la Presidencia, donde hasta el momento nadie se atreve a vaticinar su magnitud para esta ocasión, pero sí confían en que sea menor al de años anteriores.
El porcentaje de costarricenses que no acudiría a ejercer su voto este domingo preocupa al TSE y a los candidatos a la Presidencia, quienes en los últimos meses han apostado a revertir el índice de los comicios de 2006, cuando el 35% de los ciudadanos habilitados para votar no lo hizo.
Pero mientras el TSE y los partidos enfocan su maquinaria en sacar a la gente hacia las urnas, expertos en materia política pronostican que sus esfuerzos serán en vano, y que el abstencionismo lejos de disiparse más bien podría mantenerse intacto o aumentar.
La campaña electoral en su conjunto y la erosión de la confianza en los políticos nacionales serían los factores que podrían mantener el porcentaje de abstención o incluso aumentarlo este domingo.
“Los escándalos de corrupción, el tratamiento que algunos medios de comun
icación les dan y el que los partidos políticos en el país solo salten al escenario durante la campaña electoral y no tengan una presencia constante, son factores del descontento nacional”, comentó César Zúñiga, politólogo y analista de la Universidad de Costa Rica.
Los mensajes con que los candidatos a la Presidencia intentaron persuadir a los costarricenses durante estos seis meses de campaña no habrían dado resultado en este sentido.

“Fue una campaña de ataques más que de propuestas, con esa campaña no se ganaron la confianza de los costarricenses para pedirles el voto”, comentó Carlos Carranza, analista de la Universidad Nacional, quien consideró que además el TSE debería tratar de diferenciar del porcentaje de abstencionismo a la población que está fuera del país, en hospitales y a los fallecidos”.
En los últimos 53 años el porcentaje más bajo de abstencionismo se reportó en los comicios de 1970, cuando la cifra se contabilizó en un 17%.
El otro extremo fue 2006 cuando se reportó un índice de abstención del 35%, el más elevado.
Para esta oportunidad el TSE apuesta a que la cifra no supere el 25%, para lo cual recurre a una intensa pauta publicitaria en algunos medios de comunicación.
“Estamos confiados en que la del domingo va a ser una fiesta democrática y que los costarricenses van a salir a ejercer su derecho al sufragio”, argumentó Luis Antonio Sobrado, presidente de la institución.

Carlos J. Mora
[email protected]
Ilustración Augusto Ramírez / La República
Ver comentarios