Persiste turbulencia en AMR
Enviar
Persiste turbulencia en AMR


Dallas -- La falta de mantenimiento por cuestiones de seguridad que dejó en tierra más de 3 mil vuelos la semana pasada, puede ser la menor de las preocupaciones de American Airlines, de AMR Corp.
La adquisición de Northwest Airlines Corp. que propuso Delta Air Lines Inc., anunciada el 14 de abril, amenaza su estatus como la aerolínea más grande del mundo. Entretanto, los costos de combustible de American suben, su flota envejece, la economía estadounidense pierde dinamismo y la aerolínea enfureció a 360 mil pasajeros que quedaron varados a lo largo de la semana.

AMR registró ayer una pérdida de $328 millones en el primer trimestre, que fue más amplia de lo que esperaban los analistas. El segundo déficit consecutivo después de seis trimestres con superávit profundizó el cambio de fortuna de la empresa después de haber amasado $4.500 millones en efectivo desde el 2006. American también redujo sus planes de crecimiento para el 2008, por segunda vez.
“El impulso de American se estancó, y no veo que esté cobrando más fuerza”, dijo Vicki Bryan, analista primera de alto rendimiento en Gimme Credit LLC, de Friendswood, estado de Texas. “En cualquier
momento en que no se puede controlar la mayor parte de las variables, uno comienza a quemar efectivo muy rápidamente”.
El crecimiento de la economía de Estados Unidos bajó a 0,6% en el cuarto trimestre con respecto al 4,9% de los tres meses anteriores. El tráfico de American, medido en millas voladas por pasajeros con pasaje pago, cayó 2,8% en marzo con respecto a un año antes, lo que constituye la mayor caída entre las siete mayores aerolíneas de Estados Unidos.
Bryan y otros analistas del sector apuntan a la edad de la flota de American como el problema más crítico de la empresa. Los aviones más viejos son menos eficientes y en los últimos 12 meses el costo de combustible de aviación aumentó 80%, a $3,71 el galón.
La flota de American, con un promedio de edad de 15,7 años, es más vieja que las de sus dos principales competidoras, United y Delta.
“El lío en el que se metió American la semana pasada” es resultado directo de una flota que depende de aviones más viejos e ineficientes, dijo Michael Roach, presidente fundador de America West Airlines, que se fusionó con US Airways Group Inc. en 2005. “Cuanto más viejos son los aviones, más mantenimiento requieren”, dijo Roach, consultor de sector, en San Francisco.

Ver comentarios