Logo La República

Sábado, 7 de diciembre de 2019



ACCIÓN


Perros de traba al Volcán

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 25 febrero, 2019

Aarón Cruz, el espigado portero del Saprissa, lo está atajando todo. Pero…¿por qué llegan los rivales tan fácilmente a sus narices?. Saprissa/La República
Aarón Cruz, el espigado portero del Saprissa, lo está atajando todo. Pero…¿por qué llegan los rivales tan fácilmente a sus narices?. Saprissa/La República


Siete achiques; siete mano a mano en cuatro partidos; siete oportunidades en que los rivales del Saprissa se plantaron cara a cara en las narices de su portero.

Siete intervenciones prodigiosas de Aarón Cruz, para resguardar resultados positivos para el Monstruo. Resolvió situaciones apremiantes ante Universidad, Grecia, Alajuelense y Tigres, de manera que se debe resaltar y destacar el brillante desempeño del espigado portero morado, pero es obligación del cuerpo técnico del Saprissa, analizar, repasar, trabajar y corregir urgentemente, el dispositivo táctico de su zona de retaguardia, para que los rivales no penetren su defensa con tanta facilidad y comodidad.

Porque si Francisco Rodríguez, Jostin Daly, Lucas Giovagnoli, Róger Rojas, Enner Valencia y Javier Aquino se plantaron con balón dominado en las barbas de Cruz, fue porque hallaron la ruta abierta en la zona defensiva del Monstruo.

De manera que si el Saprissa desea salir ileso del Volcán, el estadio de los Tigres en Nuevo León en el juego de vuelta de la Liga de Campeones y evitar que los discípulos de Ricardo Ferreti, ya completos, se sacudan del 1-0 en contra y muevan a placer las redes de la visita, le urgía a Walter Centeno un intenso trabajo estratégico en la semana que transcurrió, desde el juego de ida, al de vuelta de mañana martes.

El “nuevo” Saprissa de Walter Centeno derrotó a los Tigres 1-0 y amarró un resultado histórico. Nunca los felinos habían sucumbido con rivales costarricenses. El triunfo morado fue logrado en buena lid. Sin embargo, el desarrollo del partido y precisamente, ese hecho tan determinante de ver continuamente al portero morado evitando anotaciones, conducen a una lógica preocupación para el partido de vuelta, máxime que la artillería de los locales será comandada por el galo André Pierre Gignac, ausente en Tibás.

Los morados no pueden olvidar esas escenas tan repetitivas de Aarón Cruz salvando anotaciones y, como el Saprissa no cuenta hoy en su nómina con un volante “perro de traba”, tipo Luis Garrido del Alajuelense, es tarea de “Paté” Centeno montar la estrategia para que sus discípulos aprendan a marcar. Es aplaudible la decisión del nuevo timonel morado de que sus pupilos se distingan por el toque y posesión de pelota, pero igual que cuidarla y tocarla, también hay que enseñar a los jugadores a marcar, a defender, a proteger espacios, a saber dibujar coberturas, a meter pierna como lo hacían Riguín Sandoval y Guillermo “Caballo” Otárola en aquel Uruguay campeón 1963 o “Macho” Agüero y “Palomino” Calvo en la Liga de los setenta.

La zona central de volantes morados es más creativa que destructiva: Golobio marca, pero Torres y Angulo construyen.

Los laterales Blanco y Hernández son frágiles en apretar tuercas; Aubrey David es muy técnico y Michael Barrantes no es defensa central.

Saprissa necesita en el Volcán, defensas recios, duros, que peguen, tipo Alejandro Cabral, el mismo Jaikel Medina y Heiner Mora.

A los felinos hay que llenarles el zacate de espinas, montar obstáculos y barreras que impidan el libre tránsito a los predios de Cruz, porque de lo contrario nos aplastan.

“Paté” Centeno tiene mañana la gran oportunidad de lucirse como estratega; ya dijo públicamente que está dispuesto a cazar al Tigre y está bien que Saprissa no se encierre, pero que también cuide las parcelas defensivas para que el rival no monte la fiesta.

¡Perros de traba en el Volcán!

Y… sin bozal.







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.